Coronavirus en Madrid

Madrid restringe la movilidad de 850.000 personas en 6 distritos y 8 municipios para evitar el confinamiento

Los municipios afectados son Fuenlabrada, Parla, Getafe, Leganés, Moraleja de Enmedio, San Sebastián de los Reyes, Alcobendas

Se reducirán aforos en hostelería (terrazas e interiores al 50%) y se prohíbe la entrada o salida de estas zonas sin un motivo justificado

El Gobierno de Madrid ha anunciado este viernes las nuevas medidas para frenar la expansión del coronavirus, que contemplan restringir la movilidad y los aforos en un total del 37 áreas sanitarias, las más afectadas por los contagios, en 6 distritos y 8 municipios. Se prohibirá entrar y salir sin un motivo justificado. Las medidas entrarán en vigor este lunes. «Hay que evitar el estado de alarma, el confinamiento, eso es el desastre económico», ha proclamado la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

En total, afectan a un 13% de la población madrileña, una bolsa de unos 850.000 habitantes. Representan el 25% de los casos detectados en la Comunidad.

Las zonas afectadas

Madrid aplicará estas medidas en las zonas sanitarias donde la incidencia acumulada supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. Esas áreas  éstas distribuidas en los siguientes municipios son, además de seis distritos de la capital, Fuenlabrada, Humanes de Madrid, Humanes de Madrid, Getafe, Parla, San Sebastián de los Reyes, Alcobendas.

En Madrid capital, las zonas básicas sanitarias están en los distritos de Carabanchel (Puerta Bonita, Vista Alegre y Guayaba), Usera (Almendrales, Las Calesas, Zofío, Orcasur y San Fermín), Villaverde (San Andrés, San Cristóbal, El Espinillo y Los Rosales), Villa de Vallecas, Puerta de Vallecas (Entrevías, Martínez de la Riva, San Diego, Numancia, Peña Prieta, Pozo del Tío Raimundo, Ángela Uriarte, Alcalá de Guadaira y Federica Montseny), y Ciudad Lineal (Doctor Cirajas, Ghandi, Daroca y La Elipa).

En el resto de la región, los municipios en los que se perimetrarán zonas básicas de salud son Fuenlabrada (Alicante, Cuzco y Francia), Humanes de Madrid, Moraleja de Enmedio, Parla (San Blas e Isabel II), Getafe (Las Margaritas y Sánchez Morate), San Sebastián de los Reyes (Reyes Católicos) y Alcobendas (Chopera y Miraflores).

Las medidas

-Se restringe la entrada y salida de personas de estas zonas excepto a los trabajos o centros docentes.

-Sólo se permitirá entrar y salir en estas zonas para acceder a la residencia habitual o cuidado de mayores o dependientes, desplazarse a bancos.

-El tránsito por carretera en estas zonas está permitido.

-Restricciones de apertura en parques y áreas de recreo.

-Las agrupaciones de personas en la vía pública se limitan a un número máximo de 6 personas, salvo que se trate de convivientes. Esta medida se aplica a toda la Comunidad, no sólo a las zonas señaladas.

-Celebraciones y ritos religiosos verán reducido su aforo en un tercio. Las comitivas fúnebres tendrán un máximo de 6 participantes.

-Los establecimientos comerciales tendrán un aforo máximo del 50%.

-La hostelería reducirá su aforo al 50%, tanto en interior como en terrazas, y se suspende el servicio en barra.

-Los locales de apuestas al 50% del aforo.

-Autoescuelas al 50% con 6 personas como máximo.

-La práctica deportiva grupal se reduce a un máximo de 6 personas.

«Evitar el estado de alarma»

«Hay que evitar el estado de alarma, el confinamiento, eso es el desastre económico. Y hay que evitarlo», ha insistido la presidenta madrileña.

Las zonas afectadas por este nuevo plan de restricción de la movilidad, según Ayuso, están mostrando datos muy graves de contagio, con incidencias acumuladas de más de 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes. Áreas de «gran densidad de población y muy conectadas con el resto de la región». «Nos vemos en la obligación de tomar medidas específicas en éstas áreas para que no afecten  a otras zonas, que se traspasen a todo Madrid», insistió Ayuso.

Entre las zonas afectadas por las nuevas restricciones se encuentran los distritos de Usera, Vallecas y Villaverde, en Madrid capital, así como municipios del sur como Parla o Fuenlabrada. Áreas que en las últimas semanas han vivido una explosión de la epidemia y en las que ya se considera abiertamente que hay transmisión comunitaria del virus. La incidencia acumulada en algunos de estos puntos ya supera incluso los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

«Siguiendo la estrategia de la operación retorno que aplicamos hace 15 días, vamos a ir actualizando el plan con nuevas medidas. Esta nueva orden es la evidencia de los datos.  Hemos hecho 20.000 pruebas PCR diagnósticas», ha informado Ayuso. Además, anunció la realización de 1.000.000 de pruebas.

Restricciones a la movilidad

Entre las medidas contempladas, Madrid aplicará a partir del lunes reducciones de movilidad y de estancia en las calles sin causa justificada en los barrios más contagiados por el coronavirus.

La medida, como adelantaba OKDIARIO este viernes, consistirá en que sólo estará permitido circular y desplazarse por motivos claramente justificados como el motivo laboral, la asistencia al médico, acudir a restaurantes o la realización de la compra.

De este modo, quedará restringida esa circulación y estancia en las vías públicas en caso de carecer de un motivo claro. Igualmente, los paseos familiares tendrán su cabida como justificación, pero habrá que tener en cuenta que, en caso de empeorar la situación, las causas no necesarias de movilidad se podrán ir restringiendo.

El plan se aplicará en las zonas de mayor incidencia y avance de la enfermedad. Entre ellas se encuentran los distritos de Usera, Villaverde y Puente de Vallecas. Zonas en las que, dependiendo del avance de la enfermedad, se podrán ir aplicando, junto con otras en igual situación, las medidas de restricción parcial de la movilidad.

Fuentes del gobierno regional explicaban esta semana a OKDIARIO que la restricción de la movilidad no era algo insólito en España en el marco de la lucha contra la pandemia. Ya se vieron este verano, por ejemplo, en Cataluña, donde se limitó la circulación en la comarca de El Segriá (Lérida). O en Galicia, cuando 14 municipios de La Mariña quedaron aislados -unos 70.000 habitantes- durante días para cortar de raíz un brote en la zona costera. Murcia también anunció el pasado 14 de septiembre que restringía la movilidad en el casco urbano de Lorca.

«Necesitamos seguridad jurídica»

El anuncio de las medidas estaba previsto para esta mañana, pero se pospuso en dos ocasiones para buscar el «complejo examen jurídico» que requieren las medidas, ya que implican la restricción de algunos derechos y libertades fundamentales.

El gobierno regional, a través de la carta enviada este jueves por Isabel Díaz Ayuso al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya recordaba la necesidad de encontrar ese encaje legal a las medidas.

«Además de todos los servicios públicos propios destinados a este fin, ya sean sanitarios, sociales o educativos, necesitamos seguridad jurídica, actuaciones en dependencias estatales y respaldo en materia legislativa y de seguridad ciudadana, competencias de las que carecemos, para que todas las demás medidas sean efectivas», le recordaba Ayuso a Sánchez.

Anuncio 48 horas antes

Fue el pasado miércoles cuando Madrid anunció por primera vez que se tomarían medidas «drásticas» -aunque sin concretar- para frenar la extensión del coronavirus. Lo hizo el viceconsejero, Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública del Gobierno y Plan Covid-19 del Gobierno autonómico, que advirtió que la pandemia se encontraba en fase de «crecimiento sostenido» y puso sobre la mesa la expresión «confinamientos selectivos». Hablaba, además, de  una «relajación ciudadana».

Al día siguiente, el jueves, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, matizaba  la expresión «confinamiento» y advertía que las medidas pasaban por una «restricción a la movilidad y a la actividad» en aquellas zonas de la región más afectadas por el virus. Emplazaba a este viernes para conocer al detalle la concreción de las medidas. El consejero insistía, además, que en diversas áreas se estaba detectando importantes incumplimientos de la cuarentena por parte de personas infectadas.

A la misma hora, la Comunidad explicaba que en esos momentos se estaban ultimando los detalles de la parte más problemática del plan: el encaje jurídico. Medidas restrictivas sobre las libertades individuales requieren un marco legal muy específico, como ocurrió el pasado marzo con el estado de alarma.

Cruce de cartas

En la tarde del jueves, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, envió una carta a la presidenta Ayuso ofreciendo su «ayuda» y «medios nacionales» para reforzar la lucha de Madrid contra la expansión del virus.

«A la vista de la evolución que sigue la pandemia en la Comunidad que presides considero capital reforzar los mecanismos de cogobernanza para complementar los esfuerzos y medios que ya viene desplegando tu gobierno», señalaba Sánchez en la misiva.

El presidente socialista le propuso incluso acudir en persona al despacho de la presidenta madrileña para tratar el asunto. La carta tuvo una rápida respuesta de Ayuso a través de un breve mensaje en redes sociales, en el que recordó a Sánchez que «Madrid ha estado demasiado tiempo sola».

Poco después, el gobierno regional hacía pública una carta de respuesta enviada por Ayuso en la que la presidenta le agradecía su disposición a ayudar tras las numerosas peticiones lanzadas desde la Comunidad, y emplazaba a Moncloa a «coordinarse» para fijar una reunión. Le recordaba, además, que Madrid lleva meses reclamando una «estrategia nacional» en la lucha contra la pandemia.

Ese mismo jueves, por la mañana, el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, también había instado a Sánchez a asumir su responsabilidad de forma «urgente e inmediata» y tomar partido en la crisis sanitaria en Madrid.

Lo último en España

Últimas noticias