Escándalo en Podemos

Licitación ‘fake’ en las obras de la sede de Podemos: las empresas fueron reclutadas por teléfono

Podemos Pablo Iglesias
El vicepresidente del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias.
  • Raquel Tejero y Teresa Gómez

Los seis contratistas elegidos por Podemos para realizar la reforma de su sede han reconocido ante el juez que se enteraron de la licitación que el partido había abierto a través de una llamada telefónica. Concretamente, del arquitecto encargado de la obra.

Podemos publicó la licitación de las obra de su sede dentro de la pestaña ‘perfil del contratante’ que situó en la parte más baja de su página web y que nunca había existido previamente. Ese camino, apenas accesible, no fue el usado por las empresas para presentar sus propuestas. De hecho, tal y como confesaron las seis compañías el pasado viernes ante el juez encargado de investigar la causa, el arquitecto les contactó directamente para que lo hicieran y también les comunicó posteriormente que habían sido las elegidas.

«Conocíamos al arquitecto de antes porque habíamos trabajado con él en otra obra. Me llamó y me dijo que si me interesaba presentar un presupuesto», declaró el dueño de una de las empresas. Un testimonio que, tal y como ha podido saber OKDIARIO, se repitió una y otra vez por parte de los representantes del resto de empresas. «Conocía a Manuel -el arquitecto- y me llamó preguntándome si quería presentarme. Envié el presupuesto a Podemos y luego me llamó el arquitecto para decirme que nos habían elegido», declaró otro de ellos.

Los contratistas declararon como testigos ante el juez Juan José Escalonilla, que investiga a varios miembros del partido por financiación ilegal, fraude electoral y falsedad documental tras la denuncia del abogado purgado José Manuel Calvente que fue despedido de la formación tras comenzar a investigar irregularidades.

El arquitecto también reconoció que fue él mismo el que avisó a las empresas de que Podemos comenzaría un proceso de licitación. «Unas las conocía y otras me las habían recomendado», aseguró en su testimonio.

Los procedimientos de contratación de Podemos se inspiran, según su propia normativa, en los siguientes principios: publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, e igualdad. Sin embargo, los morados colocaron la licitación en su web de una manera apenas visible por lo que no existió «publicidad» alguna y tuvo que ser el propio arquitecto el encargado de hacer una selección bajo sus experiencias anteriores y «recomendaciones» para contactar telefónicamente con las empresas que después fueron seleccionadas.

Un candidato por licitación

Tanto el arquitecto como los miembros del partido que han declarado ante el juez, han defendido que la licitación se llevó a cabo y que las obras no comenzaron hasta que el proceso no terminó.

Sin embargo, sus testimonios han dejado en el aire muchas dudas y contradicciones al respecto. Únicamente existió un candidato por cada una de las seis licitaciones que se llevaron a cabo y, además, dos empresas comenzaron a trabajar antes del fin del concurso, tal y como comprobó OKDIARIO y confesó el arquitecto ante el juez.

Los investigados aseguran que no hubo más empresas que decidiesen presentar su proyecto para optar a las obras de la sede. Por lo tanto, sólo los elegidos optaron al periodo de licitación.

En los proyectos licitados de cualquier organismo, las empresas presentan sus condiciones y precios para que se evalúen posteriormente y se elija la mejor opción para llevar a cabo. Sin embargo, en Podemos las decisiones parecieron haberse tomado con anterioridad.

Además, una de las preguntas realizadas por el juez Juan José Escalonilla al arquitecto reveló también que hubo dos empresas que comenzaron a trabajar antes de que acabase el periodo de licitación: «¿La totalidad de los contratistas se han sometido a esta licitación?», le preguntó el juex. «Antes se realizó una limpieza de la obra porque Podemos contrató directamente a Rozas Castilla para poder quitar los muebles que había en la obra para empezarla cuando tuviese la licitación», reconoció el propio arquitecto. Casualmente Rozas Castilla sería más tarde también ‘seleccionada’ después para manejar el mayor presupuesto de la obra -612.900€-, donde se engloban las demoliciones, la albañilería, los techos, etc…

OKDIARIO lo comprobó

El partido se aseguró de que el anuncio de la licitación pasase desapercibido al colocarlo en el faldón de su web, donde era difícil recaer. Pero los de Pablo Iglesias ni siquiera esperaron a que existiese la posibilidad de que una empresa pudiese participar en su licitación y comenzaron la obra adjudicándola ‘a dedo’.

El concurso, calificado por el partido como de «carácter urgente», tenía como fecha límite el 30 de mayo, día que OKDIARIO pudo constatar que las obras ya habían dado comienzo  a pesar de que las empresas podían seguir enviando sus proyectos al partido para su valoración.

Lo último en España

Últimas noticias