Gobierno

Irene Montero refuerza la ofensiva de Podemos contra el PSOE para romper el Gobierno

ley del 'sólo sí es sí'
Las ministras Ione Belarra e Irene Montero. (Foto: EP)

Hace unas semanas, en el último encuentro que mantuvieron en el Palacio de La Moncloa, Yolanda Díaz le trasladó a Pedro Sánchez que la coalición atravesaba un momento crítico. No era una forma de presionar al PSOE ni una expresión baladí. Era el sentimiento generalizado en Podemos, expresado en boca de su vicepresidenta en el Ejecutivo. El malestar interno es cada vez más palpable en la formación morada. Especialmente, en el sector más próximo a la ministra de Igualdad, Irene Montero, más partidaria de tensar las relaciones con los socialistas.

Cada vez son más los que en Podemos abogan por poner fin al acuerdo con sus socios por sus múltiples desavenencias. Existe un creciente malestar por verse obligados a ceder en muchas de sus promesas electorales. Asuntos que el partido ha reivindicado históricamente y que son el principal gancho para los votantes. Fuentes de la formación morada advierten de que «romper la coalición no depende» de ellos sino que «es cosa del PSOE». Es decir, que son los socialistas quienes les están obligando.  Y es que la relación entre ambos es muy mala. Los podemitas acusan a  Sánchez de «incumplimientos sistemáticos» que, afirman, les «legitiman» en su posición.

La subida del precio de la luz, que en lo que llevamos del mes de agosto ha encadenado cinco récords históricos, es la gota que colma el vaso de la paciencia de los ministros de Podemos.

La negativa de sus socios a intervenir el mercado, con la creación de una empresa pública -extremo que este jueves los socialistas se han abierto a estudiar-, mientras los precios continúan al alza y poniendo en graves dificultades a miles de familia de este país, ha llevado a los morados a elevar el tono. Es su manera de intentar reconducir la situación y cambiar la posición del Partido Socialista. Aunque hasta ahora sin demasiado éxito.

El miércoles, a través de las redes sociales, el portavoz parlamentario Pablo Echenique apuntaba: «Que a nadie le quepa la más mínima duda que, desde Unidas Podemos, daremos la batalla en todos los espacios (Gobierno, Parlamento, calle) para poner fin a este expolio». Desde Podemos se presentan como «los únicos» capaces de poner solución a este problema porque «hacen falta dos cosas: valentía y no deberle ni un favor a las eléctricas». Y, según advierten, están dispuestos a todo, incluso a organizar protestas en la calle contra el mismo Gobierno del que forman parte. En la misma línea se manifestaban este jueves desde la cuenta oficial del partido. Minutos después, la vicepresidenta tercera Teresa Ribera culpaba de la subida a la Unión Europea y a Putin.

Pero el aumento del precio de la electricidad no es el único tema que, hoy en día, empuja a más de uno en Podemos a apostar por salir del Gobierno. La subida del Salario Mínimo Interprofesional, que Nadia Calviño se abre a negociar en septiembre -cuando aspiraban a acordarlo en julio-, la derogación de la reforma laboral o la incapacidad de llegar a un pacto para la Ley de Vivienda, con la regulación del mercado del alquiler como talón de Aquiles, agrandan las discrepancias entre socios.

Aviso de Iglesias

En febrero, el ex vicepresidente segundo Pablo Iglesias ya lo avisó: «A lo mejor llega un momento en el que tenemos que hacer una reflexión y decir ‘hasta aquí hemos llegado’», deslizó en una entrevista.

Su advertencia, que quedó en nada, iba por la negativa del PSOE a alcanzar un acuerdo en materia de vivienda. Días después, tal como avanzó OKDIARIO, la ministra de Igualdad Irene Montero confesaba su deseo de romper y presionaba a Iglesias con dejar solos a los socialistas por el alto precio electoral que estaban pagando. A cada nueva encuesta, los morados aumentan su pérdida de apoyos.

Lo último en España

Últimas noticias