Inseguridad en Barcelona

Los gimnasios de Barcelona aumentan las clases de defensa personal ante la crisis de inseguridad

barcelona
Un gimnasio.

Ni musculación, ni pilates ni ‘spinning’. La moda incipiente en los gimnasios barceloneses está en las clases de defensa personal. Algunos centros deportivos han comenzado a sustituir horas de musculación y tonificación por clases. Desde algunos establecimientos señalan que es una demanda de los propios clientes ante el clima de inseguridad en que vive la ciudad.

"Las clases de defensa personal han pasado de tener unos pocos apuntados, casi siempre mujeres, a tener que organizar un sistema de turnos porque están abarrotadas. Y cada vez vienen más hombres" admite a OKDIARIO el gerente de un gimnasio de la zona centro de Barcelona que lleva más de una década abierto.

En el caso de su centro, hace unos meses disponían de un monitor especializado en artes marciales y técnicas de defensa personal. A día de hoy, cuentan, son tres monitores los que tienen en plantilla para este tipo de clases y barajan contratar a un cuarto.

Para hombres y mujeres

"Notamos que la demanda empezó a crecer hace un par de meses. Hace un año nos pasó algo semejante con mujeres y el temor a agresiones sexuales. Ahora son hombres y mujeres los que piden más y más clases" explican desde este centro.

En el sector se maneja abiertamente que el detonante de esta moda de la defensa personal, que no hace más que crecer, hay que buscarlo en el clima de inseguridad en el que vive inmersa la ciudad  de Barcelona. "Es de lo que habla la gente aquí cuando viene, comentan esto, lo otro, a una le hicieron esto, al otro le atracaron o robaron en casa… es un goteo diario, es continuo" aseguran a OKDIARIO desde otro centro deportivo de la zona de Poble Nou.

El aumento de la demanda también se ha notado en otros centros especializados directamente en artes marciales y defensa personal. "Lo que se aprende en estas sesiones no consiste en pegarse, sino en aprender a evitar peligros y, en caso de ser inevitables, a minimizarlos y a permitir la huída" explica a OKDIARIO un instructor del arte marcial Krav Magá que lleva varios años dando clases privadas en Barcelona.

Los sprays también

La autodefensa se está convirtiendo en una moda en la ciudad gobernada por Ada Colau. Tal y como informaba OKDIARIO, las armerías de la ciudad han constatado un aumento de las ventas de sprays de defensa personal. Hasta un 300 por cien.

El perfil de comprador, según los responsables de una de las armerías más famosas de la ciudad, es un “60 por ciento mujeres”, casi todas mayores de 30 años, aunque cada vez hay más chicas jóvenes y hombres. “Me ha venido un hombre con su mujer para comprarle un spray a ella y se han acabado llevando uno cada uno”. “La gente tiene miedo, es real, se percibe una inseguridad ciudadana bestial” advierten desde este establecimiento.

Lo último en España

Últimas noticias