Ayuntamiento de Barcelona

Colau sólo premiará proyectos contra la violencia machista sobre mujeres inmigrantes

Colau cambia las bases de su concurso
Colau cambia las bases de su concurso

El premio es de 15.000 euros

Los proyectos deben estar redactados según su guía de lenguaje inclusivo

Colau edita una guía de comunicación para que no se hable de "terrorismo islámico o yihadista"

El Ayuntamiento de Barcelona concede desde 2005 unos premios destinados a proyectos para combatir la violencia contra la mujer. La convocatoria de 2019, liderada por la alcaldesa Ada Colau, limita estas acciones a aquellas que tengan como beneficiaria a la mujer inmigrante.

Con el lema BCN anti machista e intercultural’, el objetivo de la edición de este año es "dar apoyo a las iniciativas de investigación, creación, visibilización, concienciación o rechazo ciudadano colectivo contra las diferentes formas y ámbitos de las violencias machistas que impactan en las vidas de las mujeres migrantes”.

Así justifica Colau el cambio en las bases del concurso que ahora limitarán los proyecto a estas mujeres y dejarán de lado aquellos que tengan la ayuda a la mujer en general, sin discriminar por su origen de procedencia o nacionalidad.

Las bases, que sólo pueden encontrarse en catalán en la página web del consistorio, relatan las nuevas normas impuestas por Colau. La alcaldesa sostiene su decisión en los datos aportados por el INE donde se refleja que la violencia es casi tres veces mayor sobre las mujeres nacidas en el extranjero. Estos datos, de los que el Ayuntamiento no echa mano cuando se habla del agresor y no de la agredida, han servido a la regidora para acotar los proyectos dirigidos a la mujer en general y destinarlo sólo a la mujer emigrante.

“Aunque la violencia machista afecta a todas las mujeres independientemente de su origen, clase social, edad o nivel formativo, entre otros, los datos muestran que las mujeres de orígenes diversos son un colectivo especialmente victimizado”, asegura.

El premio persigue dotar de dotar de cierto impulso a proyectos inéditos que deben materializarse después en acciones concretas. La dotación será de 15.000 euros y se cargará a la una de las partidas de los presupuestos de este año.

Lenguaje inclusivo

Una de las obligaciones que Colau ha impuesto para la presentación de proyectos es cumplir con los consejos dados en su Guía de Lenguaje.

En el sentido de discriminación de la mujer, la alcaldesa afirma que se debe usar “con domicilio en”, en lugar de “está domiciliado en” o evitar el uso de expresiones tipo “Esta muchacha es tan fresca” o “Gritar como una niña”.

Este tipo de lenguaje descalificaría directamente el proyecto presentado, tal y como reflejan las normas del concurso: “Todos los proyectos han de estar redactados en un lenguaje inclusivo desde la perspectiva de género”.

No sólo el proyecto debe presentarse incluyendo esta exigencia, sino que se debe tener un compromiso firme de aplicar la normativa también a posteriori.

Lo último en España