Por millón de habitantes

Darias se estrena asignando un 7,9% más de vacunas a los catalanes que a los madrileños

Cepas Covid
La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (Foto. PSOE)

Nueva ministra. Viejas prácticas. Carolina Darias llega al Ministerio de Sanidad como relevo de Salvador Illa, pero la moda de discriminar a Madrid en la asignación de vacunas no cambia: la primera entrega de vacunas propiciada bajo el mandato de Darias ha destinado 12.870 dosis más a Cataluña que a la Comunidad de Madrid. La asignación implica un 22,9% más de vacunas a Cataluña en términos brutos y un 7,9% si se pondera por millón de habitantes.

El bombardeo a la Comunidad de Madrid continúa respecto a las vacunas: con Salvador Illa o con Carolina Darias no cambia. La última adjudicación de vacunas comunicada en la era Illa como ministro de Sanidad dejó constancia de esta práctica. El informe de entrega de dosis recogió el pasado miércoles 20 de enero las puestas a disposición de los catalanes de un 12,3% más de vacunas que las destinadas a los madrileños en términos ya ponderados por la población.

El nuevo informe de entrega de vacunas, del 27 de enero, es un suma y sigue: 69.030 dosis para Cataluña. 56.160 para Madrid. Traducido: un 7,9% más de vacunas por millón de habitantes en Cataluña que en Madrid. La decisión parece haberse convertido ya en una costumbre. Y es que la discriminación a Madrid -y el privilegio para el terreno electoral que tiene que votar en breve si eleva o no a la Presidencia regional a Salvador Illa- se instala en el tiempo como una constante.

Así, la entrega de vacunas de los días 13 y 14 de enero también mostró la discriminación: en esas fechas se adjudicaron vacunas de Pfizer y de Moderna -de ahí la doble fecha-. En total, se entregaron 59.475 dosis de Pfizer con destino la población catalana y otras 5.800 de Moderna. Resultado: 8.627,4 por millón para Cataluña. En el caso madrileño, las cifras fueron menores: se destinaron 48.750 dosis de Pfizer y 4.700 de Moderna para la población de la Comunidad de Madrid. Resultado: 8.047,2 por millón de habitantes.

Eso supone que la discriminación en esa entrega fue de un 7,20% a favor de Cataluña, algo menor a la llevada a cabo ahora por la nueva ministra de Sanidad. Traducido: en la entrega de vacunas del día 20 de enero el premio a Cataluña fue en aumento: pasó de ese 7,20% de privilegio, a un 12,36%. Y ahora se estabiliza en un 7,90%.
 Todo un alarde que, es de suponer, será valorado por los futuros votantes del Partido Socialista en Cataluña.

Hay que recordar que el Ministerio de Sanidad comunicó la semana pasada a la Comunidad de Madrid, presidida por Isabel Díaz Ayuso, que esta semana tan sólo recibiría la mitad de las dosis de la vacuna que estaba previsto entregarle.

De las 90.000 dosis que ya esperaba el sistema sanitario madrileño, tan sólo llegarían en torno a 45.000. La mitad. El resto, según le comunicó el departamento de Illa a Madrid, serían derivadas a otras comunidades que no previeron posibles cortes de suministro y se han quedado sin reservas para inocular la segunda dosis.

Pero todo ello aludía a la presente semana. No a la del día 20, donde se demuestra que ya se pudo ver el castigo a Madrid y el premio a Cataluña, el nuevo terreno electoral de Salvador Illa.

Parálisis del plan de vacunación

Madrid no sale de su asombro: tras denunciar el pasado jueves en la Asamblea la situación de parálisis en la que se encuentra el plan de vacunación regional por culpa del Ministerio de Sanidad, desde el departamento que dirigía Illa les han confirmado que las irregularidades se alargarán al menos una semana más.

Es precisamente esa estrategia de previsión y garantía de la segunda dosis -llevada a cabo por la Comunidad de Madrid- a la que Sanidad se ha agarrado para perjudicarla en el reparto de la pasada y la presente semana. De esta manera, las comunidades que se lanzaron a una guerra de cifras por vacunar en las primeras semanas a cuantas más personas mejor, se ven recompensadas por el Ministerio de Sanidad. En cambio, territorios como Madrid ven ralentizada su campaña por pecar de previsión. «El Ministerio está penalizando a quienes habían planificado bien», recalcaron desde la Comunidad.

Parones en la producción de los laboratorios

El ministerio que ahora dirige Carolina Darias vuelve, así, a perjudicar a Madrid con las vacunas, alegando que todo es consecuencia de los parones en la producción de los laboratorios. Pero, lo cierto, es que es el Gobierno quien ha decidido reasignar las vacunas que llegan a España. Y los efectos de esta decisión de Pedro Sánchez tienen graves efectos para la operatividad del sistema sanitario madrileño. Los viales derivados a otras regiones iban destinados a finalizar la campaña de vacunación entre los sanitarios que luchan en primera línea contra el coronavirus.

Al faltar las dosis necesarias, explican fuentes de la Comunidad, la región ha tenido que paralizar los planes de vacunación en su red hospitalaria y posponerlos hasta que haya suficientes dosis como para asegurarles la segunda inoculación. Es más, la inyección de primeras dosis de las vacunas se ha tenido que parar de forma general, con Carolina Darias ya al frente de la Sanidad pública española.

Lo último en España

Últimas noticias