Borrell explicará en el Congreso el chivatazo y la sanción de la CNMV por Abengoa

Josep Borrell
Josep Borrell este miércoles en el Congreso (EFE).

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, comparece este miércoles en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso para explicar la operación de venta de acciones de Abengoa que le ha valido una sanción de la CNMV por considerarla un uso de información privilegiada, ya que era consejero de la empresa en ese momento.

Borrell comparecerá a petición propia para hablar de este asunto y, a la vez, del Plan África –revisado por el Gobierno socialista–, después de que tanto el PP como el Grupo Mixto (a iniciativa del PDeCAT) solicitasen su comparecencia.

En concreto, el PDeCAT solicitó su presencia “para informar sobre su dimisión, a causa de la incompatibilidad ética entre el ejercicio del cargo de Ministro y haber utilizado información privilegiada en la venta de acciones de Abengoa”.

El ministro ha respondido ya a preguntas orales sobre el tema en el Congreso y en el Senado, negando haber hecho uso de información privilegiada. Su tesis es que, si la hubiera tenido, no habría perdido casi la totalidad de su inversión en Abengoa.

En la Cámara Alta, el PP libró a Borrell a principios de noviembre de ser reprobado por este asunto a instancias del PDeCAT, una posición que justificó en “sentido de Estado” frente al independentismo. Sin embargo, desde que la sanción se confirmó, el PP también reclama formalmente la dimisión del ministro.

Pendiente de reprobación

Además, el PDeCAT también ha registrado también sendas proposiciones no de ley en el Congreso para que sea reprobado tanto en Pleno como en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

El ministro también anunció en sede parlamentaria que no recurriría la sanción porque el primer recurso debería hacerlo ante el Ministerio de Economía de un Gobierno del que él hoy forma parte. Así, pagará una sanción de 30.000 euros por una operación de 9.000.

La última vez que Borrell habló del asunto en el Congreso fue el miércoles pasado, en respuesta a una pregunta del ‘popular’ Rafael Hernando, que le tachó de “presunto delincuente” y le advirtió de que puede enfrentarse a “miles de querellas” de los perjudicados por la crisis de aquella empresa.

La operación en cuestión, la venta de unas acciones que formaban parte de la cartera de un familiar de Borrell, que él administraba, se produjo en noviembre de 2015, cuando el hoy ministro era consejero de Abengoa. La CNMV abrió una investigación en julio de 2017, que este octubre finalizó con una sanción.

Una operación de 2015

El ministro ha seguido manteniendo que no utilizó información privilegiada al vender esas acciones por 9.000 euros, porque de haberla tenido no habría perdido la práctica totalidad de su inversión en la empresa y sufrido pérdidas “muy, muy elevadas”. Es más, está convencido de que si acudiese a los tribunales estos le darían la razón.

Eso sí, también ha reconocido ante el pleno del Congreso que la operación “no fue adecuada por el momento en que se produjo y por la apariencia de irregularidad que ha podido generar”.

Sin embargo, mientras el PP ha insistido en que en otros países tal conducta es un delito, ha insistido en que ese “error” es solo una falta administrativa que, según la legislación vigente, no afecta a su “idoneidad” para ejercer como ministro.

Últimas noticias