El entonces presidente de la compañía y ahora secretario de Estado le avisó por teléfono

Borrell vendió las acciones de Abengoa desde Vietnam vía Internet nada más recibir el chivatazo

Josep Borrell
Josep Borrell, ministro de Exteriores. (EP)

El actual ministro de Exteriores, Josep Borrell, ordenó la venta de las acciones de Abengoa nada más recibir el chivatazo del entonces presidente de la compañía José Domínguez Abascal y actual secretario de Estado de Energía. Borrell ordenó la venta de 10.000 acciones de la tecnológica. No lo hizo esperándose a llegar a Madrid. Dio la orden desde Hanoi (Vietnam) , a 10.233 km. por aire de la capital de España. La venta se produjo el 24 de noviembre de 2015 y tan sólo 12 minutos después de haber colgado la llamada telefónica que mantenía con el entonces presidente de la firma, Domínguez Abascal.

La venta del paquete accionarial desde Vietnam y con esa celeridad permitió esquivar una fuerte caída en bolsa de las participaciones de la compañía. Y es que sólo un día después el valor de la empresa se desplomaba en Bolsa a causa de la presentación del preconcurso de acreedores.

Josep Borrell, acaba de ser sancionado con 30.000 euros por el uso de información privilegiada en la venta de las acciones de Abengoa. Y la investigación que ha conducido a esta sanción –y a la que ha tenido acceso OKDIARIO– desvela que la operación se hizo desde un país extranjero y con una evidente prisa. Unas prisas que se desataron, tal y como reflejan los datos internos de la investigación por la venta de las participaciones, tras la conversación mantenida por Borrell con la persona que más información relevante y confidencial podía tener en aquel momento de Abengoa: Domínguez Abascal, presidente no ejecutivo de la compañía desde septiembre de 2015 y que el 3 de diciembre de ese mismo año -unos días después de la operación de venta investigada- pasó a ocupar el puesto de presidente ejecutivo.

Doce minutos desde el chivatazo hasta la venta de las acciones

Desde la conversación telefónica hasta la orden de venta no transcurrió prácticamente nada de tiempo. Tan sólo esos 12 minutos. Y Josep Borrell ordenó la venta de unas acciones de Abengoa que, pese a no ser de su propiedad, él gestionaba. Las acciones pertenecían a su ex mujer y Borrell era el administrador de esa cartera de valores.

La investigación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) solicitó información en su momento sobre el origen de la llamada, la celeridad de la reacción vendiendo las acciones de inmediato y la propia ubicación del ordenador desde el que se realizó la venta: Vietnam. Borrell no esperó a acudir a una entidad física o no quiso hacerlo. Prefirió realizar la operación a la mayor brevedad posible y por Internet.

Domínguez Abascal fue cuestionado ya durante la investigación por este particular. Y él aseguró, por medio de un escrito, que durante la conversación mantenida con Borrell no llegaron a comentar nada que no conociera anteriormente el ahora ministro de Pedro Sánchez.

Hay que recordar que Borrell ha mantenido una estrecha relación con esta compañía durante años. El ahora ministro de Exteriores se unió a las filas de Abengoa en el año 2009 como miembro independiente del Consejo de Administración de la compañía. Por aquellas fechas Domínguez Abascal ya había iniciado su andadura por la misma compañía: su relación con la empresa se inició en 2008.

Borrell fue presidente del consejo asesor internacional de Abengoa en 2010

En 2010 el papel del ahora ministro fue en aumento en la firma. Y llegó a ocupar el cargo de presidente de su consejo asesor internacional. Desde 2009 y hasta su salida de la compañía en 2016, Borrell cobró más de dos millones de euros procedentes de las cuentas de Abengoa. A partir de 2010, cuando comenzó a formar parte de diversas comisiones del consejo, su salario anual ascendía a cerca de 300.000 euros.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha tenido en cuenta toda esta información para multar a Borrell. A finales de septiembre la CNMV concluyó su expediente contra el actual ministro de Exteriores por la venta en aquel momento de un paquete de 9.030 euros en acciones de la empresa. La CNMV no ha dado credibilidad a la versión de Borrell y ha concluido que el ahora ministro conocía información no desvelada de forma pública. La CNMV, de hecho, afirma en su expediente, fechado el pasado 27 de septiembre, que Borrell conocía, por su cargo de consejero en la compañía, “información relevante que no había sido publicada”.

Fue la propia CNMV, de ese modo, la que aclaró que el expediente se inició el 13 de julio de 2017 y que la venta de esos títulos de Abengoa había sido ordenada por Borrell, aunque las acciones no le pertenecían a él, sino a una persona de su entorno cercano -su ex mujer-.

Borrell tuvo ya que declarar en calidad de testigo –como integrante de la comisión de nombramientos y retribuciones– en octubre de 2017 en el juicio contra la ex cúpula de la multinacional a causa de las indemnizaciones al expresidente de la compañía Felipe Benjumea y su ex consejero delegado, Manuel Sánchez Ortega, tras su cese. Borrell subrayó que no estuvo presente en la reunión del consejo de administración que finalmente aprobó dichos pagos.

Lo último en España

Últimas noticias