Belarra también obligará a hacer un curso para aprender a tener perro a las personas que ya tienen uno

ley animalista
La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra.

El curso para la «tenencia de perros» que recoge la Ley de Bienestar Animal diseñada por Ione Belarra no sólo afectará a los nuevos propietarios. Según el texto de la norma, al que ha tenido acceso OKDIARIO, los actuales dueños de perros también deberán realizar este cursillo, que ofrecerá conocimientos básicos sobre los hábitos de las mascotas. Belarra da un plazo de dos años para que estos propietarios realicen la formación, que podrá ser online y presencial, en el caso de las personas más mayores o con dificultad para acceder a los medios telemáticos.

La ley considera que este curso facilitará una «correcta tenencia responsable del animal» que «muchas veces» está «condicionada por la ausencia de conocimientos en el manejo, cuidado y tenencia de animales», esgrime el Ministerio. De su contenido apenas ha trascendido detalle aunque, según ha explicado la ministra, será una formación básica sobre conocimientos de los hábitos de paseo o alimentación. Este curso será gratuito aunque se desconoce quién lo impartirá, algo que tendrá que desarrollarse una vez la ley sea aprobada.

Hasta ahora, este curso afectaba a aquellos que «opten a ser titulares de perros» y que «deberán acreditar la realización un curso de formación para la tenencia de perros que tendrá una validez indefinida», según se recoge en el texto de la ley.

Pero la misma norma incorpora una disposición en la que se añade que «las personas que fueran titulares de perros a la entrada en vigor del desarrollo reglamentario de esta ley dispondrán de un plazo de dos años para la realización del curso de formación para tenencia de perros».

Igualmente, la ley establece que «las personas titulares junto con sus perros deberán realizar un test para valorar su aptitud para desenvolverse en el ámbito social».

Cazadores

La Ley de Bienestar Animal, que iniciará ahora su trámite parlamentario, nace ya con polémica. Entre otros puntos, se obliga a los propietarios a contratar y mantener en vigor un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, «por un importe de cuantía suficiente para sufragar los posibles gastos derivados».

Además, el Gobierno ha impulsado en paralelo una reforma del Código Penal sobre maltrato animal que extiende la protección a todos los «animales vertebrados». La norma contempla penas de hasta 36 meses de prisión.

Uno de los sectores más críticos con la nueva ley es el de los cazadores. Se quejan de que el PSOE se comprometió expresamente con ellos a excluir a los perros de caza de la ley, ya que deben considerarse como animales de producción y no como animales de compañía. Pero sus reclamaciones no han sido atendidas. Finalmente, los perros de caza deberán inscribirse como animales de compañía y ellos darse de alta como criadores profesionales si quieren establecer cruces entre sus canes. En caso contrario, deberán castrar a los perros.

La ley prohíbe expresamente la «reproducción incontrolada» de animales, de forma que sólo podrán criar «personas responsables de la actividad de la cría de animales de compañía autorizadas». Igualmente, desaparece la comercialización de animales como perros, gatos y hurones en tiendas, y sólo los peces podrán seguir vendiéndose en los comercios.

Además, se establece un severo régimen sancionador, que va de los 500 a los 200.000 euros. En las infracciones más graves se incluye, por ejemplo, «el uso de animales en actividades prohibidas, en particular en actividades culturales y festivas, en atracciones mecánicas, carruseles de feria, así como el uso de especies de fauna silvestre en espectáculos circenses».

Lo último en España

Últimas noticias