Automóvil

Volvo provisiona casi 700 millones por el problema de las emisiones

Volvo
Volvo

Volvo Group ha provisionado 7.000 millones de coronas suecas (682,2 millones de euros) de sus cuentas correspondientes al cuarto trimestre de 2018 para afrontar el arreglo de los dispositivos de control de emisiones que se degradan "más rápido de lo esperado" en algunos de sus vehículos.

El consorcio automovilístico sueco ha reconocido en un comunicado que la provisión afectará al rendimiento operativo de la compañía en el último trimestre de 2018, mientras que el efecto de flujo de efectivo negativo comenzará ya este año y aumentará gradualmente durante los próximos ejercicios.

El grupo de automoción detectó en octubre del año pasado que el dispositivo de control de emisiones de los vehículos que había empleado en determinados mercados se degrada "más rápido de lo esperado", lo que podría hacer que los motores excedan los límites de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

Volvo alegó en su día que la posible degradación se debe a un problema en los materiales y que no parecía afectar a todos los vehículos y motores de la misma manera y en la misma medida. También informó a las autoridades pertinentes.

Lo último en Economía