ere santander

Santander ofrece prejubilaciones a partir de 55 años y con el 70% del sueldo que compute para la pensión

Ana Botín Santander
Ana Botín, presidenta del Banco Santander

Banco Santander ha dado a los sindicatos más datos sobre las condiciones del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que va a aplicar en la entidad en España -que inicialmente supondrá la salida de un máximo de 4.000 empleados- durante la reunión mantenida este jueves con los representantes de los trabajadores. La entidad que preside Ana Botín ha ofrecido indemnizaciones de 30 días por año trabajado para los empleados menores de 55 años que abandonen el banco, con un máximo de 20 mensualidades. Para los que superen esa edad y lleven más de 15 años el banco ofrece prejubilaciones que van desde el 55% hasta el 70% del salario pensionable dependiendo de la edad.

De acuerdo con la información facilitada por los sindicatos, el banco cántabro ha ofrecido a los trabajadores de entre 55 y 57 años con al menos 15 años de antigüedad el 65% del salario pensionable, con descuento del importe de desempleo durante dos años, o el 55% del salario pensionable, con el 50% del complemento voluntario personal y descuento del importe de desempleo durante dos años. Incluye además para los que tengan hasta los 63 años un convenio especial con revalorización máxima del 1%.

Para los empleados de 58 a 61 años -con 15 años de antigüedad- el banco les ofrece dejar la entidad con el 70% del salario pensionable o el 65% del salario pensionable y el 50% del complemento voluntario personal, además de un convenio especial hasta los 63 años. Por último, para los trabajadores de 62 años o más, el Santander propone una indemnización de 20 días por año trabajado, con hasta un máximo de 12 mensualidades.

Los sindicatos se oponen

La oferta trasladada por la dirección del banco a los sindicatos no ha convencido a Comisiones Obreras. Este sindicato ha calificado la oferta de  «inasumible» porque, explican, «dista mucho de los acuerdos de otras ocasiones». El sindicato ha pedido que, antes de entrar a discutir las condiciones económicas del ERE, se reduzca el número de despidos previstos con las medidas de flexibilidad interna. Proponen, por ejemplo, que la entidad les informe de los planes que tiene para poder recolocar a más de 1.000 trabajadores, tal y como ha anunciado el banco.

Comisiones Obreras y la UGT consideran «inadmisible» la propuesta del banco que preside Ana Botín y piden que Santander recoloque al mayor número de trabajadores antes de tomar una decisión

La misma valoración han hecho desde la otra gran central sindical, UGT. Desde este sindicato han insistido en que los despidos propuestos por el banco son «inadmisibles por desproporcionados» y ha asegurado que las condiciones «son totalmente insuficientes para cubrir este expediente con voluntariedad real». «Pensamos que se puede establecer un nuevo modelo organizativo y productivo que cuente absolutamente con todas las personas que forman actualmente la plantilla de Banco Santander», han indicado desde UGT.

La entidad no ha dado su brazo a torcer y sigue dispuesta a llevar hasta el final el ERE presentado a los sindicatos como forma de afrontar los efectos de la pandemia en el sector. Ante esta situación, UGT ha presentado este jueves en la mesa de negociación una serie de propuestas para limitar los efectos de la medida en el empleo. El sindicato propone la reducción del número de cierres de oficinas y del recorte de trabajadores o, en su defecto,  un porcentaje máximo de denegaciones de las adhesiones voluntarias.

También ha planteado prioridad de permanencia en el banco a empleados con enfermedad grave, salvo que lo pidan y, en su caso, con prioridad en la aceptación de salida. Además, entre otras casuísticas particulares, UGT ha solicitado para otros colectivos como un miembro activo de un matrimonio ya afectado por alguno de los ERE previos de Santander, personas de baja maternal o paternal, o empleados cuya pareja está en paro.

ERE más duro de lo previsto

Las negociaciones van a continuar en los próximos días. Las posiciones siguen enfrentadas después de que el Santander presentara el 13 de noviembre un ERE más duro de lo inicialmente previsto. Son unos 4.000 despidos, que suponen el 13% de la plantilla en España, y el cierre de 1.000 oficinas, prácticamente una de cada tres sucursales que el Santander tiene en España tras la integración de Banco Popular.

Santander ha propuesto despedir a 4.000 personas, el 13% de su plantilla en el país, y cerrar 1.000 oficinas, un tercio del total

Para ayudar a los empleados que finalmente entre en el ERE, el Banco Santander ha contratado una vez más a la agencia Lee Hecht Harrison (LHH), como ha hecho en anteriores expedientes. Esta firma ha conseguido recolocar a al menos el 73% de la plantilla despedida, llegando incluso al 100% en el ERE que el banco llevó a cabo en 2016.

Lo último en Economía

Últimas noticias