Planificar la jubilación para vivir una segunda juventud

Ahorrar y planificar el futuro desde la ilusión para, por qué no, hacer en años venideros aquello que no se consiguió en un momento determinado. Según varios estudios, no obstante, ponen en evidencia que los españoles somos buenos ahorradores, pero no demasiado organizados a la hora de invertir nuestro dinero debido a una escasez de educación financiera. 

Por ello es tan importante unir el conocimiento de los especialistas bancarios con el esfuerzo y el ahorro de los usuarios. Sólo así, sólo dejándose llevar de la mano por los expertos de las finanzas y la inversión será posible experimentar una jubilación plena –y llena de planes y novedades– cuando ésta asome por la puerta. Banco Sabadell ha lanzado ‘Historias del Futuro’, una campaña que posee el fin de acompañar a sus clientes a tomar las mejores decisiones económicas para hacer crecer sus ahorros y sentir la seguridad frente a la llegada de, a veces temido, futuro.

Sonia Rico, Directora de Marketing Operativo y Publicidad de Banco Sabadell, ha señalado que la entidad “tiene la visión de que el ahorro es sinónimo de ilusión, desde el momento en que es un medio para cumplir y tangilibilizar proyectos”. Por eso, prosigue la directiva, “trabajamos para ayudar a que cada persona encuentre su forma de ahorrar. En este plano de la ayuda, además de productos personalizados de ahorro, hemos desarrollado todo un plan de contenidos y herramientas útiles para afrontar el ahorro de una manera mucho más fácil y simple”.

Hoffman: “¿En qué quiero invertir mi tiempo cuando tenga 65 años?”

Respirar y disfrutar a partes iguales a través de diversos productos bancarios, algunos más o menos tradicionales que otros, como es el caso de los planes de pensiones o los fondos de inversión. Algo sucederá, desde luego, en un tiempo posterior al presente para lo que tendremos que estar preparados. No obstante, la previsión de mirar al futuro debe equilibrarse con el disfrute de celebrar el presente. Sólo así, con la ilusión que merecen los proyectos del hoy y del mañana, será posible afrontar la etapa que nos deja fuera del mercado laboral con el máximo esplendor. Sobre todo, además, teniendo en cuenta que en España, en Europa, somos una sociedad muy longeva.

Dentro de la campaña de Banco Sabadell, creada de la mano de Wunderman Thompson y Grey, hay varias conversaciones cruzadas –un clásico elemento de emoción dentro de la entidad– entre perfiles diversos que hablan de ahorrar para el futuro y poder gastar en el presente o cómo planificar los planes de futuro cuando aún se piensa estar lejos de la jubilación. ¿Quién quiero ser y en qué quiero invertir mi tiempo cuando tenga 65 años?, se preguntan Catalina Hoffmann, fundadora de Vitalia, y Natalia Hernández, periodista económica, en la charla que ha inmortalizado Sabadell.

Hernández se pregunta cómo va a pensar con sólo 35 años en su jubilación. “Quizá, pensar en el futuro no es hacerte mayor antes, ¿no?”, reflexiona mirando a Hoffmann. Ésta, por su parte, afirma a través de su experiencia que “tenemos el cliché de que cuando uno se jubila es el final de tu vida y es todo lo contrario, es una nueva etapa maravillosa y hay que hacerse una pregunta: 65 años, ¿qué son? Son tu segunda juventud”.

El ahorro futuro, la libertad del presente

Hernández cree, además, y está en lo cierto porque así lo afirman los estudios de esperanza de vida de –por ejemplo– la Organización Mundial de la Salud (OMS), que “ahora la mentalidad ha cambiado totalmente porque cuando se fijó esa edad de 65 años, lamentablemente, la esperanza de vida era muy corta, pero ahora mismo la esperanza de vida en España es de 80 y 85 años –casi un año más alta en el caso de las mujeres, según el Instituto Nacional de Estadística (INE)–”. Por lo que, reflexiona, “tenemos ahí de los 65 a los 85 años una edad espléndida para disfrutar de lo que no hemos tenido tiempo seguramente de hacer cuando hemos estado trabajando. Pero hay que organizarse porque hay muchos años”.

Hoffmann, ante esta exposición de la periodista, aconseja coger un cuaderno, “que yo llamo las ‘sesiones de soñar’, y me pregunto: ‘¿Qué es lo que me gustaría hacer con tiempo, con disponibilidad y dinero?’. Claro, explica la fundadora de Vitalia, responden que, efectivamente, “para eso debo que tener dinero, tiempo y disponibilidad”. Ella les dice entonces que el secreto, la clave, no es otra que hacer una escrupulosa planificación. “Organicemos, ¿qué quiero hacer? ¿Emprender? ¿Hacer una nueva carrera? ¿Hacer cosas nuevas? ¿Viajar? ¿Liarme la manda a la cabeza? Todo eso se puede conseguir”.

Hernández: “Quizá pensar en el futuro no es hacerse mayor, ¿no?”

Hernández, por su parte, tiene su propio consejo de cara a la jubilación: pensar qué queremos ser de mayores. “Eso es importante porque, a partir de ahí, van a venir el resto de medidas que vamos a tomar para ser un tipo de jubilado u otro”. Cree que esta determinación es importante porque quizá, expone, con “la pensión pública sea suficiente para tener un estándar de calidad interesante para nosotros”; sin embargo, y pone ahí el foco la protagonista de este mensaje, “en caso de que queramos hacer muchas más cosas aquí viene la planificación”.

Además, y de acuerdo con la afirmación de Hoffmann, España es un país de clase media, incluso más que la media europea, según datos de la OCDE, que, sin embargo, ha estado alerta en sus gastos e inversiones con motivo de la crisis financiera de 2008. “Hay muchísima clase media y esta clase medida, enseñándole cómo, verá como es capaz de ahorrar y cumplir sus sueños”, concluye Hoffmann.

De momento, al menos según explica Hernández, “aun estoy experimentando con mis aficiones y mi trabajo para ver qué es lo que quiero hacer cuando me jubile. Así me preparo yo, ver qué y quién quiero ser cuando tenga 65 años y tenga todo el tiempo del mundo”.  El ahorro futuro, la libertad del presente.

Lo último en Economía

Últimas noticias