Bolsas, mercados y cotizaciones

El temor a una Fed más agresiva le cuesta al Ibex 35 los 8.800 puntos

Ibex 35
Parqué de la Bolsa de Madrid.

El Ibex 35 cierra la sesión del martes con una caída del 0,65% con la que pierde el nivel de los 8.800 puntos. Los temores del mercado a que la Reserva Federal suba sus tipos de interés de una manera más agresiva a lo inicialmente previsto por el mercado se traducen en descensos que se extienden desde Wall Street hasta Europa. Mientras tanto, los precios del petróleo se mantienen en máximos de 2014 ante las perspectivas de que ómicron  tendrá un impacto «leve y de corta duración» sobre la demanda.

Tras cerrar el lunes con un avance del 0,36%, el Ibex 35 arrancaba el martes en negativo, pero por encima de la cota psicológica de los 8.800 enteros, una cota que ha perdido en la media sesión, para terminar cerrando en los 8.781,60 puntos.

Tres valores del Ibex 35 suben más de un 1%: Mapfre (2,34%), Grifols (1,62%) y Telefónica (1,50%). Por el contrario, tres de ellos sufren descensos superiores al 3%: Siemens Gamesa (-3,68%), Arcelormittal (-3,53%) y Rovi (-3,13%). Las dos primeras compañías sufren las deficiencias en la cadena de suministros y el incremento de los precios del acero. Las caídas del fabricante de aerogeneradores se produce, además, a pesar de haber alcanzado un acuerdo con Iberdrola para instalar las primeras turbinas de la plataforma Siemens Gamesa 5.X.

El resto de las bolsas europeas caen cerca del 1% a pesar de que la confianza de los inversores alemanes ha rebotado con fuerza en enero, hasta situarse en 51,7 puntos, frente a los 29,9 puntos del cierre de 2021. Los descensos de las plazas del viejo continente se han visto agravados por la apertura con pérdidas de Wall Street.

El Dow Jones caía un 1,49% en los primeros minutos de negociación al otro del Atlántico, el S&P 500 recortaba un 1.42% y el Nasdaq, un 1,88%. Sin actividad el lunes por la festividad de Martin Luther King, en el parqué neoyorquino predominaba la aversión por el riesgo.

El mercado se prepara para un ajuste más agresivo de lo anticipado en la política monetaria por parte de la Fed, después de que el banco central estadounidense haya señalado que priorizará la lucha contra la inflación, que ha crecido a su mayor ritmo en casi 40 años y se sitúa en el 7%. Ahora, se estima que subirá los tipos al menos tres o cuatro veces a lo largo de este ejercicio.  Como consecuencia, la rentabilidad del bono del Tesoro estadounidense a 10 años alcanzaba el 1,85%, un nivel no visto desde enero de 2020, previo a la pandemia de covid-19.

Subida del precio del petróleo

A  los temores inflacionistas contribuye la continuada subida de los precios del petróleo, aupado por las expectativas de una sólida demanda a pesar de los temores iniciales de impacto de ómicron. En este sentido, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) considera que la nueva variante de covid-19 tendrá un impacto «leve y de corta duración» sobre la demanda mundial de crudo, por lo que espera que el consumo superará los 100 millones de barriles diarios en 2022, superando así los niveles previos a la pandemia.

A ello se suma un aumento del riesgo geopolítico tras el ataque con drones a Emiratos Árabes Unidos, el tercer mayor productor del cártel, permitiendo todo ello un avance superior al 30% desde principios de diciembre. Así, el barril de petróleo Brent de referencia en Europa se sitúa en torno a los 88 dólares, máximos de 2014; mientras que el West Texas estadounidense se mantiene por encima de los 84.

El euro se deprecia este martes por debajo de los 1,1350 dólares por la aversión al riesgo de los inversores que se refugian en activos considerados más seguros. La prima de riesgo española alcanza los 68,6 puntos básicos, con el interés exigido al bono a diez años en el 0,668%.

Lo último en Economía

Últimas noticias