El dividendo de Santander para sus accionistas: ¿mejor en acciones o efectivo?

Junta General de Accionistas del Santander.
Junta General de Accionistas del Santander (Foto: BANCO SANTANDER).

Banco Santander ya ha comenzado el proceso del pago del dividendo, cuya rentabilidad alcanza el 5% a los precios actuales, en torno a los 4 euros por acción. Así, la entidad que preside Ana Patricia Botín ya ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los pasos que seguirá para retribuir a sus accionistas con 0,045 euros por acción o, en caso de que se opte por las acciones, un nuevo título por cada 87 antiguos. De este modo, Santander reparte uno de los dividendos más jugosos del mercado español.

Para empezar, hay que recordar que todo accionista que quiere recibir dividendo tendrá que tener en posesión los títulos de la entidad al menos dos días antes del reparto. Así, el 27 de octubre será el último día para solicitar la retribución en efectivo, mientras que el 1 de noviembre finalizará el periodo de negociación de derechos y el 3 de noviembre el día de pago.

Mejor acciones

Pero, ¿qué recomiendan los expertos? Pues los que más saben no están de acuerdo entre ellos, toda vez que hay quien aboga por la liquidez, pero también hay quien apuesta por recibir una acción nueva por cada 87 antiguas. Desde SelfBank, por ejemplo, creen que “a nivel bursátil, la opción más interesante es coger acciones si creemos que van a subir en bolsa”. Además, recuerdan que “fiscalmente esta opción no tiene impacto por el momento”, aunque “lo tendrá cuando vendamos las acciones”.

Desde SelfBank recuerdan que “si el número de acciones que tenemos no es múltiplo de 87, tendremos derechos sobrantes, por lo que será preferible que le digas a tu banco que esos derechos se vendan a Banco Santander por 0,045 € ya que, si no, serían vendidos en el mercado, pudiendo superar las comisiones de la operación al valor de esos derechos en Bolsa”.

Marc Ribes, cofundador de BlackBird, también optaría por el papel. “Si sabemos que el banco está barato es la mejor opción, ya que cotiza a 0,5 veces valor contable”, señala Ribes, que continúa: “El valor es muy alto hoy porque aunque las amenazas son importantes, el mercado las exagera”.

Mejor efectivo

Sin embargo, también hay quien apuesta por quedarse con el efectivo, es decir, con los 0,045 euros por acción que se repartirán el día 3 de noviembre. La primera ‘pega’ a esta modalidad, según explican desde SelfBank, está en que el IRPF “se considera como renta del ahorro y conlleva una retención del 19%, por lo que nos ingresarán en nuestra cuenta un neto de 0,036 euros por acción”, con lo que habrá que tener muy en cuenta la tributación en este sentido.

“Desde hace un año, esta opción ha perdido parte de su atractivo ya que Hacienda ha eliminado la exención de tributar por los primeros 1.500€ cobrados en concepto de dividendos”, recuerdan en SelfBank.

Francisco Arco, analista de XTB, también se decanta por el efectivo: “siempre será mejor el efectivo porque si te dan nuevas acciones, si hablamos desde el punto de vista de la diversificación, prefiero darle la oportunidad a tener capital en líquido para hacer otras inversiones que a seguir centralizando esa rentabilidad en la propia acción, porque si va mal, como está sucediendo, voy a seguir estando expuesto y en más cuantía”.

Luis Benguerel, analista independiente, tampoco dudaría en quedarse con el efectivo: “Hay que comprar cuando esté barato, no cuando te lo diga el banco”. Por lo que, según el experto, Santander se puede comprar, pero mejor a 3 euros que a 4, lógicamente.

Nuria Álvarez, de Renta 4, por su parte, explica que “depende mucho también del tipo de inversor”. Por ejemplo, un inversor minorista, “que como mucho quizás pueda recibir diez acciones estará más interesado en el efectivo”. Pero, según explica Álvarez, “es más factible que la acción se revalorice”, aunque en el medio o largo plazo.

Lo último en Economía

Últimas noticias