Exclusividad y anonimato: las ventas privadas se disparan un 70% en Sotheby’s hasta 247 millones de dólares

Sotheby's-Ventas Privadas
Retrato de Mao de Andy Warhol (1973) Foto. Facebook

La discreción y la exclusividad son dos ingredientes fundamentales para cerrar una venta en el mundo del arte. Prueba de ello es que las ventas privadas en Sotheby’s se han elevado un 70% en el primer trimestre de 2018 hasta los 247 millones de euros. Una actividad comercial que, aunque lleva desde 2012 funcionando dentro de la compañía, ha crecido exponencialmente desde la llegada del ex directivo de JP Morgan, David Schrader.

Sotheby’s, la única casa de subastas que cotiza en la Bolsa de Nueva York, ha rendido cuentas ante sus accionistas. La compañía recorta sus pérdidas un 42% hasta los 6,5 millones de dólares, frente a los 11,3 millones de dólares del mismo periodo de 2017. El primer trimestre, que suele ser un periodo bastante inerte en el cierre de operaciones, ha cerrado con unas ventas totales de 1.000 millones de dólares, 667 millones proceden de las subastas y casi 247 millones de las ventas privadas.

La casa de subastas lleva alrededor de cinco años dando golpes de timón en la estrategia para captar nuevos clientes y entrar en mercados emergentes como Asia. De hecho, según datos de la propia compañía, las subastas de primavera en Hong Kong han tenido “resultados excelentes” porque por motivos de calendario se han pasado al primer trimestre. Y, además, las ventas de la Sotheby’s Asia Week en Nueva York han ascendido a 78,4 millones de dólares, un 49% más que en 2017.

Otro de los aspectos que han impulsado la facturación de la cotizada ha sido la apuesta férrea por la venta online. Tras la supresión de las comisiones de las operaciones ecommerce, Sotheby’s ha facturado por primera vez en su historia más de 2 millones de dólares en una venta online de arte contemporáneo.

La venta privada representa 4.400 millones

Subasta de Sotheby’s en noviembre de 2017 (Foto. Sotheby’s)

Pero, sin duda, llama la atención el auge de las ventas privadas. Una manera alternativa de ingresos frente a las clásicas subastas que, además, son más costosas de organizar. “Seguimos camino de tener un 2018 mucho mejor que el pasado”, ha comentado el CEO de Sotheby’s, Tad Smith.

Las ventas privadas se han disparado un 70% y han supuesto una facturación de casi 247 millones de dólares, frente a los 144 millones del mismo periodo del año pasado. En este momento, Sotheby’s están vendiendo alrededor de 140 obras en privado, un valor comercial de alrededor de 150 millones de euros, según Amy Cappellazzo, catedrática de Bellas Artes de la compañía.

Las ventas con clientes privados, según explica la misma experta a The Art Newspaper, no dejan grandes comisiones, pero son menos costosas porque no necesitan de una campaña de marketing agresiva o viajes alrededor del mundo. Eso sí, con respecto al auge de las ventas privadas, el CEO ha advertido que se trata de una vía de ingresos más inestable que las subastas clásicas en las salas.

Se trata de un departamento que lleva desde 2014 trabajando en varios espacios y organizando alrededor de una veintena de exposiciones privadas al año. Según datos de la firma, desde que comenzaron a trabajar esta modalidad de venta, casi 2.400 compradores de casi 80 países distintos han comprado de manera privada y representan alrededor de 4.400 millones de dólares en ventas.

Sin embargo, la llegada de David Schrader, ex JP Morgan y coleccionista de arte, ha sido un golpe de efecto para impulsar las ventas privadas. El directivo financiero arribó a Sotheby’s en febrero de 2017 y las ventas han tomado impulso. Desde su llegada, de acuerdo con medios especializados, el equipo ha crecido hasta 12 personas -enre Londres y Nueva York- y las ventas, a tenor de los datos, también. En 2017 las ventas privadas de piezas de arte supusieron unos ingresos de 744,6 millones de dólares.

Schrader, que lleva dos décadas trabajando en Wall Street, tiene gran experiencia en el mundo de las finanzas y, además, en el mercado del arte. El financiero es un respetado coleccionista de arte de posguerra y arte contemporáneo que ha ido construyendo su colección de manera “inteligente y ganándose el respeto de las galerías y los coleccionistas”, comenta Capellazzo.

El ejecutivo de Sotheby’s compró su primera obra en los años 90, cuando comenzó a trabajar en Bear Stearns para pasar a Credit Suisse y JP Morgan en la última etapa. “Ha visitado galerías, ferias y ha llevado a cabo análisis financieros de artistas y obras individuales. Es un perfil perfecto”, concluyen desde Sotheby’s.

Exclusividad y absoluto anonimato

SIGNALS, 39 WIGMORE STREET, LONDON, CIRCA 1966

Dos aspectos fundamentales para muchos compradores de arte de altas esfera son la discreción y la exclusividad. De hecho, en la pasada edición de TEFAF de Maastricht la organización decisión puso a disposición de los clientes VIP un día más para que pasearan por las instalaciones y evitar las miradas curiosas de algunos asistentes.

Las ventas privadas son absolutamente anónimas para el vendedor y para el comprador. Es una garantía que dan en la compañía desde el primer momento: “Nunca revelamos la identidad de un comprador -ni de la cifra de compra- a menos que sea el deseo expreso del cliente publicitarse”, explican desde Sotheby’s.

Las muestras de venta realizan durante todo el año en las diversas ubicaciones de la compañía en todo el mundo para que los compradores puedan explorar el trabajo de artistas como Jean-Michel Basquiat, Keith Haring o Yayoi Kusama. Actualmente, la exposición actual está en Londres hasta el 13 de julio y presenta obras del movimiento británico Signals London.

Otra de las maneras de comprar de manera privada es ponerse en contacto con Sotheby’s y comentar el artista/movimiento artístico sobre el que se está interesado para que los especialistas de la casa busquen una pieza que se ajuste a la búsqueda.

Eso sí, desde Sotheby’s advierten que, si quieren acceder a las compras privadas, tendrán que abrir la cartera. Los servicios a medida de la cotizada sólo se proporcionan si la transacción supera los 100.000 dólares.

Lo último en Economía

Últimas noticias