Sector automóvil

El ‘crack’ del automóvil: España pierde en dos meses de confinamiento más de 200.000 matriculaciones

En ausencia de la pandemia, se habrían matriculado en torno a 240.000 vehículos entre los meses de abril y marzo

Las ventas de vehículos 'pisan el acelerador': suben un 14% en las tres primeras semanas de agosto
Las ventas de vehículos 'pisan el acelerador': suben un 14% en las tres primeras semanas de agosto

El coronavirus ha provocado el ‘crack’ del automóvil. El parón en la cadena de suministros y el miedo a la propagación de la pandemia obligó a frenar en seco la actividad de los fabricantes. ¿El resultado? Una fuerte caída de los datos de matriculaciones en los primeros meses de confinamiento.

Concretamente, en los meses de marzo y abril se dejaron de producir 200.269 vehículos. Una cifra que se traduce en una reducción de casi el 83% de la flota automovilística, tras convertirse abril en un mes negro para el sector con la peor cifra de matriculaciones de los últimos 20 años.

Un mes de abril ‘negro’

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en marzo se quedaron en 37.644 unidades, un 69% menos respecto al mismo mes del año anterior. No obstante, la caída de la flota automovilística fue aún mayor en el mes de abril con un desplome de más del 96%, que finalizó con la matriculación de 4.163 unidades.

En ausencia de la pandemia, se habrían matriculado en torno a 240.000 automóviles entre los meses de abril y marzo, pero el cierre de concesionarios y las restricciones en la movilidad tras la proclamación del estado de alarma han provocado la desaceleración en la industria de la automoción.

Unas cifras que han provocado que las previsiones de mercado para el cierre del año hayan quedado obsoletas, tras prolongarse el estado de alarma, ante una situación que condiciona la evolución del sector de automóvil y la confianza de los consumidores.

700.000 vehículos 

El mercado va a caer entre un 40% y un 45% en el conjunto de 2020, con unos volúmenes cercanos a las 700.000 unidades, según las estimaciones consensuadas entre Anfac y Fancoauto. Un escenario que tiene en cuenta el periodo de estado de alarma de dos meses y la desescalada progresiva desde el mes de mayo.

«Las previsiones apuntan a que está caída tan brusca no se vuelva a repetir», han asegurado fuentes de Anfac a OKDIARIO. «El dato representa el cierre de las fábricas y los concesionarios en un mes de abril negro para el automóvil», explican.

«Los dos primeros trimestres posteriores a la finalización del estado de alarma serán duros en cuanto a las ventas de vehículos, por el incremento exponencial de la incertidumbre económica entre los consumidores, que ha generado la crisis del coronavirus», aseguran.

No obstante, la apertura de los concesionarios permitirá registrar más entregas en el mes de mayo, aunque las ventas no comenzarán a recuperarse hasta después de la temporada estival y siempre con cifras inferiores a las registradas en el año 2019.

Medidas urgentes

Ante esta situación, el sector reclama un plan de estímulos de la demanda de carácter urgente, que busca un doble impacto: salvar el mercado y la actividad industrial del automóvil. ¿El objetivo? Dar confianza al consumidor en el marco de un plan para reactivar la demanda y paliar el shock que ha supuesto la pandemia.

El sector representa el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) y un tejido productivo del que dependen miles de empleos. Además, la industria de la automoción es el mayor sector exportador de la economía española.

Lo último en Economía

Últimas noticias