Recibirá 80 millones de la Juventus y pagará 70 por el bosnio

La ‘trampa’ del Barcelona con el trueque Arthur-Pjanic para cuadrar cuentas

El Barcelona volverá a recurrir a realizar un truco financiero para acabar en positivo el presente ejercicio económico. Los culés recibirán 80 millones de la Juventus por Arthur y pagarán 70 por Pjanic antes del 30 de junio

El Barcelona necesitaba ingresar 69 millones en traspasos antes del 30 de junio para cuadrar sus cuentas

arthur pjanic
El trueque entre Arthur y Pjanic tiene truco.

El Barcelona necesitaba ingresar 69 millones antes del 30 de junio para cuadrar cuentas y acabará metiendo en sus arcas dicha cantidad con un truco financiero de dudoso gusto que le permitirá acabar con balance positivo el presente ejercicio. En los próximos días, Josep María Bartomeu recibirá un ingreso de 80 kilos procedente de Turín y así la entidad catalana podrá ajustar su contabilidad.

Porque el truco financiero del Barcelona es claro. Antes del próximo martes 30 de junio, el conjunto culé anunciará el traspaso de Arthur a la Juventus por nada más y nada menos que 80 millones (¡el jugador está valorado en 50!) y acto seguido se hará oficial la contratación de Pjanic por un total de 70 kilos. A muchos les sorprenderá que, en la situación económica heredada por la crisis del coronavirus, se paguen precios tan inflados por estos futbolistas pero esto tiene truco. Porque hecha la ley hecha la trampa.

Tanto Barcelona como Juventus necesitan cerrar el ejercicio financiero 2019-2020 en positivo y este trueque entre ambos futbolistas ayudará a cuadrar sus maltrechas cuentas económicas. De esta forma, el ingreso por el traspaso pasará ipso facto a las cuentas de las temporada actual mientras que el gasto quedará diluido en el tiempo y será amortizado en años venideros. Es más, para añadir este ingreso al ejercicio de esta temporada el conjunto culé ni siquiera necesitará tener los 80 millones en cash, puede añadirlo cuando se conoce.

El Barcelona, un asiduo a este truco financiero

El Barcelona no es la primera vez que acude a esta triquiñuela para cuadrar sus maltrechas cuentas económicas. Si nos remontamos en el tiempo, Joan Laporta ya incluyó el ingreso del Manchester City por Yayá Touré en el balance de la temporada anterior cuando realmente el fichaje se materializó en el mes de julio. Este fue el origen del litigio entre la directiva actual del Barcelona y la del ex presidente culé.

Pero Bartomeu tampoco ha predicado con el ejemplo cuándo han venido mal dadas en materia económica. El Barcelona ya cerró el ejercicio contable 2019 con saldo positivo gracias al trueque de porteros que hizo con el Valencia el pasado mes de junio. Ambos equipos, inflaron los precios de Neto y Cillessen hasta los 35 millones para realizar un intercambio que les permitiera llegar al 30 del mismo mes con un balance positivo. Este trueque se había acordado por 30 pero el Barça pidió subir 5 kilos más la operación para darle más empaque al traspaso del portero holandés… y cuadrar mejor las cuentas. En los últimos días del ejercicio del año pasado, el club culé también cerró a toda prisa las ventas de Denis Suárez, André Gomes y Marc Cardona.

Segunda ‘trampa’ entre Juventus y Barcelona

El trueque entre Arthur y Pjanic no será el primero entre dos clubes acostumbrados a aprovecharse de ley para hacer la ‘trampa’. Barcelona y Juventus ya se pusieron de acuerdo el pasado mes de enero para hacer un intercambio de jugadores que despertó la curiosidad de los más escépticos en su día. Y es que el club culé vendió al equipo turinés a Alejandro Marqués, un futbolista del filial culé, por nada más y nada menos que 8,2 millones a pagar a lo largo de cuatro años. A cambio, Bartomeu se hizo con la cesión de Matheus Pereira a cambio de 200.000 euros. Para cumplir con esta triquiñuela, la entidad catalana está obligada a comprar al jugador antes del 30 de junio por 8 millones. Si miramos al valor de mercado de ambos jugadores, es de 300 mil y 1,3 millones, respectivamente. Blanco y en botella.

El Barcelona también realizó estar artimañas con el Braga tras comprar a Trincao por 31 millones y ceder a Abel Ruiz al Benfica con una opción de compra obligatoria de 8 kilos. Obviamente, el fichaje del joven jugador es una apuesta de futuro para los culés pero en el momento de la transacción su valor de mercado era de 9 millones. Por su parte, el del delantero de la cantara catalana era de 3 kilos. Ahora la junta de Bartomeu ingresará 8 por él. Más para la caja.

Bartomeu, contra las cuerdas

Ahora, un Bartomeu contra las cuerdas y que tiene al Barcelona al borde de la ruina económica, ha vuelto a acudir a esta treta para salvar el ejercicio financiero de un club que ha derrochado más de la cuenta durante su mandato. La crisis del coronavirus sacó del foco a un presidente sentenciado por jugadores y afición, y ahora este sospechoso trueque lo vuelve a poner en la picota.

Lo último en Deportes

Últimas noticias