Ni un gol de falta desde que se fue el argentino

El otro agujero que dejó Messi en el Barça

Messi Barcelona
Jordi Alba en su lanzamiento de falta en San Mamés. (Getty)

En el minuto 73 del volcánico duelo ante el Athletic y con el marcador empatado, el Barcelona dispuso de un jugosa ocasión para ponerse por delante en San Mamés: un lanzamiento de falta centrado y a escasos tres metros del área. La oportunidad congregó a Dani Alves, un veterano de 38 años repescado de urgencia por Xavi Hernández en este mercado invernal, y a Jordi Alba, jugador al que no se le conocían precedentes en esta suerte del fútbol. Lanzó el español. Se cayó de culo mientras golpeaba al balón, que apenas despegó del suelo antes de estrellarse en la barrera.

La escena confirmó que el Barcelona sigue desnortado, buscando soluciones a la carrera con las que paliar una temporada donde se sigue desangrando. Después de la durísima eliminación eliminación en la Champions, en este mes de enero se ha despedido de los títulos nacionales. La Liga ya era utópica, la Supercopa de España y la Copa del Rey ya son directamente imposibles.

En otra época no tan lejana, ese tiro libre en la frontal hubiera provocado severos escalofrío en la hinchada de San Mamés. El balón llegaría a las manos de Leo Messi, el argentino acomodaría la pelota con delicadez y quién sabe… Suyo fue el último gol de falta que ha cantado el Barcelona hasta la fecha y el tiempo sigue avanzando implacable. Otro contador que retrata la decadencia culé.

Aquel 2 de mayo de 2021, Messi clavó un lanzamiento de falta por la escuadra en Mestalla fundamental para el triunfo del Barça (2-3). Con aquella joya alcanzó los 50 tiros libres anotador con la camiseta azulgrana, una friolera que ya no crecerá tras su salida rumbo al Paris Saint-Germain. Casi nueve meses después, el club catalán sigue esperando para celebrar una acción similar.

Además, el Barcelona ha prescindido en este mercado de invernal de su único especialista en el golpeo a balón parado, Philippe Coutinho, y tiene apartado a otro buen pegador, Ousmane Dembélé. Ante este panorama, hasta Gerard Piqué se animó a tirar una falta hace tres semanas en Mallorca y Cesc Fábregas no desaprovechó la ocasión para mofarse de su amigo. «Gerard chutando una falta directa en 2022, verlo para creerlo», escribió el actual jugador del AS Monaco en redes sociales. Síntomas de un club convaleciente.

Lo último en Deportes

Últimas noticias