Superado por Salah, mejoró en la segunda mitad

Militao suspende en su primera gran noche de Champions

Oporto - Liverpool
Champions League: Oporto - Liverpool | Partido de fútbol hoy, en directo.

Militao no pudo finalizar con buena nota su primera actuación en un gran partido de Champions League. El jugador brasileño, propiedad del Real Madrid, fue superado por Salah y se mostró demasiado precipitado en la primera mitad del encuentro que midió al Oporto con el Liverpool, aunque mejoró en los segundos 45 minutos.

Eder Militao apunta a ser uno de los centrales dominantes del panorama mundial en los próximos años, pero en su bautismo en las grandes noches de Champions, el defensor brasileño no pudo sacar buena nota de un examen complicadísimo ante el Liverpool de Salah, Firmino y Mané. Fue el primero, el egipcio, el que convirtió en pesadilla la visita de estreno del flamante fichaje del Real Madrid a Anfield Road, mostrando su peor cara en los primeros 45 minutos de encuentro.

Sustituyendo en el once a una leyenda como Pepe, Militao regresaba a la posición de central izquierdo en la máxima competición continental después de verse desplazado al lateral derecho desde la llegada del ex madridista en el mercado de invierno. Eder formaba pareja de centrales con un jugador sobrio como Felipe, pero la delantera del Liverpool pronto resquebrajó las costuras del dúo brasileño sobre el césped de Anfield.

El tanto de Keita en el minuto 3 puso las cosas cuesta arriba para el cuadro dirigido por Sergio Conceiçao, que no vio sin embargo como el Liverpool daba un paso atrás para administrar su ventaja. Como se podía prever, Militao tuvo que defender en pocos metros y ahí se vieron algunas carencias que se le presuponían por la edad y el perfil de defensor que representa. La precipitación del ‘3’ provocó el desorden en la zaga del Oporto, con intentos de anticipación y salida a banda que comenzaron con éxito pero acabaron por demostrar la superioridad de un Salah que hacía lo que quería con el joven central paulista.

Los nervios hacían mella en un Militao poderosísimo, pero que era un flan que ni siquiera podía ganar en el cuerpeo al pequeño Salah. Eder no sabía donde estaba, con Mohamed y Roberto –Firmino– revoloteando a su alrededor hasta provocar su aturdimiento y consiguiente desacierto. La comparación con Van Dijk, que ejercía de jerarca en el otro lado del campo, tampoco favorecía la vigilada actuación del jugador del Oporto.

Ligera mejoría y un ‘pase de gol’

La llegada del descanso permitió respirar a Militao ya con 2-0 en contra en el luminoso, y aunque sería injusto otorgar más culpa al joven central que al resto de sus compañeros de zaga, el potencial del jugador paulista sí hacía esperar algo más de su actuación, al menos en términos de reacción ante las adversidades. Eder despertó en la segunda mitad, en la que prácticamente no cayó en la trampa de Salah como había sucedido en innumerables veces en la primera y pudo imponerse por amor propio y físico en más de un duelo individual, cualidad en la que ha destacado desde su etapa en Sao Paulo.

Un pase milimétrico en profundidad a Marega dejó constancia también de su nivel en un manejo de balón que en los primeros minutos se había limitado a envíos cortos y horizontales, con cierto miedo, que dejaron paso al mencionado pase, convertido directamente en una clara ocasión de gol que el central marró. Militao no pudo llegar al aprobado en Anfield, pero su segunda parte sí deja ganas de verle en la vuelta, sin nada que perder y una vez pasados los nervios de la primera gran cita.

Lo último en Deportes