Los jugadores del conjunto blanco explotaron a su llegada al vestuario

Felipe Reyes y Rudy estallan: “¡Es una puta vergüenza! ¡Esto es un robo!”

Felipe Reyes y Rudy estallan: “¡Es una puta vergüenza! ¡Esto es un robo!”
Felipe Reyes y Rudy Fernández estallaron a su llegada al vestuario.

Felipe Reyes y Rudy Fernández no pudieron contener su frustración y estallaron a su llegada a vestuarios. Las cámaras de Movistar+ les captaron a su llegada, exclamando que lo sucedido en la final ante el Barcelona fue "un robo".

El Real Madrid de baloncesto cayó en la final de la Copa del Rey por un único punto y tras una decisión polémica de los árbitros, que señalaron un tapón ilegal de Randolph después de que el balón tocase el aro. Tras revisar la jugada en el Instant Replay, los colegiados concedieron los dos puntos al Barça Lassa que le dieron la victoria con el tiempo ya cumplido. Los jugadores del conjunto madridista acabaron indignados y algunos de ellos, como Rudy Fernández y Felipe Reyes, explotaron en su camino hacia los vestuarios.

Las cámaras de Movistar+ grabaron la entrada de los jugadores del conjunto blanco al vestuario. Una vez el Barcelona fue proclamado campeón y recogió el título, Reyes encabezaba al grupo en su camino hacia el vestuario y allí dejó claro su opinión sobre lo sucedido sobre la cancha. Primero se le escucha dar ánimos a sus compañeros diciendo “sois grandes equipo”, antes de dejar clara su frustración tras la decisión arbitral que les ha privado del título. “¡Esto es un robo! ¡Es clarísima! ¡Clarísima! Tapón clarísimo”, señala el capitán del conjunto blanco.

Todos sus compañeros van entrando cariacontecidos al vestuario. La plantilla dirigida por Pablo Laso va pasando ante las cámaras abatidos y nadie más se pronuncia sobre lo acontecido en los últimos instantes del partido, hasta que aparece Rudy Fernández. El jugador del conjunto blanco se refirió también a la acción clave y dejó clara su postura: “¡Qué puta vergüenza, chaval!”.

El conjunto madridista cae por segundo año consecutivo en la competición copera a manos de su eterno rival. Esta edición será recordada durante años, pues con el partido igualadísimo, el supuesto tapón ilegal que vieron los colegiados resolvió cuando apenas restaba un segundo. El Barça se aprovechó de la decisión de los colegiados, quizás para enmendar un error anterior que favoreció claramente a los madridistas y se proclamó campeón, ante la incredulidad de los jugadores del Real Madrid, que estallaron al llegar al vestuario.

Últimas noticias