La emotiva carta de Maradona a Quini: "Se fue El Brujo, un hombre excepcional"

Quini
Maradona y Quini durante su etapa en el Barcelona.

Diego Armando Maradona también ha querido recordar a Quini, leyenda del Sporting de Gijón que perdía la vida tras sufrir un infarto. El argentino, que compartió vestuario con el asturiano en el Barcelona, ha dejado un emotivo mensaje en las redes sociales en el que recuerda con mucho cariño el tiempo que compartieron juntos en el Camp Nou.

Quini y Maradona coincidieron en el Barcelona dos temporadas (1982-84) en las que ganaron una Copa del Rey , una Copa de la Liga, una Supercopa de España y una Recopa de Europa.

Mensaje completo de Maradona

Se fue Quini, El Brujo, un hombre excepcional y un delantero que le hizo goles a todos. La verdad es que fue un goleador de los que ya no hay, del estilo Martín Palermo, que tal vez no tocaba la pelota en todo el partido, pero cuando le pegaba de zurda, lo hacía como el mejor zurdo. Y cuando le quedaba para la derecha, lo hacía como el mejor diestro. La pelota lo buscaba siempre a él.

Por ahí me rebotaba de casualidad a mí, y le quedaba mano a mano con el arquero. Y para cabecear era siempre el mejor ubicado. Me acuerdo que en el vestuario nos poníamos de acuerdo con Quinocho y Urruti para practicar una jugada que Lattek nos tenía prohibido hacer, por temor a que nos lesionáramos. Yo le tiraba los centros a Quini y él venía corriendo desde la mitad de la cancha y se tiraba en plancha. Y después yo venía corriendo desde la mitad de la cancha, y él me tiraba los centros a mí, y yo también me tiraba en plancha, al igual que Urruti, y quedábamos todos embarrados.

Quini me ayudó muchísimo en mi llegada a Barcelona, jugábamos mucho al tenis en nuestro tiempo libre. Yo espero que descanses en paz, le mando un fuerte abrazo a toda tu familia.

Se fue #Quini, El Brujo, un hombre excepcional y un delantero que le hizo goles a todos. La verdad es que fue un goleador de los que ya no hay, del estilo Martín Palermo, que tal vez no tocaba la pelota en todo el partido, pero cuando le pegaba de zurda, lo hacía como el mejor zurdo. Y cuando le quedaba para la derecha, lo hacía como el mejor diestro. La pelota lo buscaba siempre a él. Por ahí me rebotaba de casualidad a mí, y le quedaba mano a mano con el arquero. Y para cabecear era siempre el mejor ubicado. Me acuerdo que en el vestuario nos poníamos de acuerdo con Quinocho y Urruti para practicar una jugada que Lattek nos tenía prohibido hacer, por temor a que nos lesionáramos. Yo le tiraba los centros a Quini y él venía corriendo desde la mitad de la cancha y se tiraba en plancha. Y después yo venía corriendo desde la mitad de la cancha, y él me tiraba los centros a mí, y yo también me tiraba en plancha, al igual que Urruti, y quedábamos todos embarrados. Quini me ayudó muchísimo en mi llegada a Barcelona, jugábamos mucho al tenis en nuestro tiempo libre. Yo espero que descanses en paz, le mando un fuerte abrazo a toda tu familia.

A post shared by Diego Maradona Oficial (@maradona) on

Lo último en Deportes