Muere Quini, ‘el brujo’ del fútbol español tras un infarto a los 68 años

quini
Enrique Castro, Quini, recibiendo el escudo de oro y brillantes del Barcelona. (EFE)

Enrique Castro ‘Quini’ ha fallecido tras sufrir un infarto a los 68 años de edad en su Gijón natal. El mítico jugador del Sporting conducía por los alrededores de su casa cuando se sintió indispuesto y necesitó asistencia médica, tal y como informó el Sporting. Lamentablemente, no pudo superar el ataque al corazón y falleció minutos después.

Quini, nacido en Oviedo en 1949, fichó por el Real Sporting de Gijón en 1968, donde jugó hasta 1980, cuando cambió el club de su corazón por el Barcelona. En el conjunto azulgrana estuvo hasta 1984, donde conquistó dos Copas del Rey, una Copa de la Liga, una Supercopa de España y una Recopa europea.

En 1984 dejó el Barcelona para regresar al Sporting, donde se retiraría en 1987. Durante su carrera profesional, hubo un episodio que marcaría su vida y encogería el alma de España entera. Quini fue secuestrado tras un partido y permaneció durante 25 días recluido por sus secuestradores en zulo de Zaragoza. El asturiano perdonó a los secuestradores, un gesto que engrandeció la figura de uno de los mejores futbolistas que ha dado España.

El Brujo, como era conocido Quini, ganó cinco trofeos Pichichis, siendo el máximo goleador de la Liga, además de ganarlo en dos ocasiones en Segunda, siendo siete el total. Internacional absoluto con España, fue uno de los grandes referentes del fútbol nacional, vistiendo 35 veces la camiseta de la Selección. Actualmente es el octavo futbolista que más goles ha hecho en la historia de la Liga.

Ya en 2006 tuvo que luchar para vencer a un cáncer de cabeza y cuello que se le detectó y al cual Quini tumbó. En 1993 perdió a su hermano Jesús, que también fue futbolista del Sporting, después de rescatar a dos personas de ahogarse en una playa de Cantabria.

Quini, que en los últimos años ha ocupado el puesto de responsable de Relaciones Institucionales del Real Sporting, siempre será recordado con una sonrisa en el rostro. Tras dejar el fútbol, El Brujo trabajó como comercial hasta que el club de su corazón le reclutó para que fuera el delegado del equipo. El conjunto asturiano, a través de un comunicado, le ha despedido con esta frase: "Por todo, no sólo por sus goles, Quini se merece el cielo".

Lo último en Deportes