El gurú Castaneda, al descubierto

El escritor peruano Carlos Castaneda.
El escritor peruano Carlos Castaneda.
Comentar

Carlos Castaneda (1925-1998) fue un antropólogo y escritor peruano que revolucionó la contracultura norteamericana de los años 60s, 70s y 80s con su saga de libros sobre el chamán indio Juan Matus. Vendió 27 millones de libros en 17 idiomas, e influyó a grandes creadores como: John Lennon, Jim Morrison, Oliver Stone, David Lynch, George Lucas, Federico Fellini o J.J Abrams.

El misterio siempre ha envuelto la obra y vida de Carlos Castaneda que, a pesar de convertirse en una personalidad de resonancia internacional, rehuyó de las fotografías y las entrevistas. Veinte años después de su muerte, Manuel Carballal habla con sus familiares y compañeros más allegados en México, Venezuela, Perú, España EEUU… y rastrea los archivos escolares, eclesiásticos, universitarios, e incluso los de la CIA. El resultado es una sorprendente investigación periodística que pone al descubierto los secretos mejores guardados de este controvertido personaje.

‘La vida secreta de Carlos Castaneda: antropólogo, brujo, espía, profeta’ de Carballal estoy seguro de que va a generar mucha polémica en los seguidores acérrimos del gurú peruano, ya que cualquiera que lo lea nunca podrá mirar la vida y obra de Castaneda con los mismos ojos. La verdad periodística puede ser muy dolorosa, sobre todo cuando se trata de un personaje que ha sido venerado casi como un Dios.

El gurú Castaneda, al descubierto

La polémica no es nueva. Desde la publicación del libro ‘Las enseñanzas de Don Juan’ (1968), académicos y periodistas solicitaron a Castaneda pruebas sobre la existencia del chamán yaqui Juan Matus. Sin embargo, el autor no entregó ni siquiera sus notas personales de campo. Lo sorprendente es que Castaneda terminara consiguiendo un doctorado en antropología por la Universidad de California (UCLA) respaldado únicamente por su versión de los hechos. Casi 60 años después, Carballal pone nombre y cara al misterioso chamán Juan Matus y a otros personajes como Don Genaro o la Gorda.

Todo esto lo hace un periodista que conoció a Castaneda en 1994 y que siguió sus enseñanzas durante años. La inquietud de Carballal le ha llevado a convivir con chamanes en diferentes lugares del mundo donde se ha iniciado en rituales como el del Peyote: un potente y peligroso alucinógeno. Su trayectoria profesional está repleta de publicaciones sobre temas esotéricos relacionados con el crimen: ‘El secreto de los dioses’ (2005), ‘Los peligros del ocultismo’ (2017) y la coordinación desde 1992 de las publicaciones del Ojo Crítico, entre otros. Como ilusionista ha asesorado series de TV como ‘Policías: en el corazón de la calle’, o a Robert de Niro en la película ‘Red Lights’ (2012) de Rodrigo Cortes.

(Advertencia spoiler: a partir de aquí, manejo información del final del libro).

La relación personal de Carballal con el esoterismo de Castaneda es una historia de encuentros y desencuentros. Su fascinación por el Nahual (maestro) empieza a difuminarse cuando descubre las primeras contradicciones del personaje:  Castaneda se aprovechaba de sus seguidores para lucrarse económicamente a través de cursos y conferencias. Y no solo esto. Según los testimonios del libro, muchas jovencitas se iniciaban en el neonahualismo tolteca teniendo relaciones sexuales con el gurú peruano, ya que, según Castaneda, esto “aumentaba su consciencia espiritual”. Por otro lado, los iniciados varones tenían que ser castos, cosa que le hacía mucha gracia a las mujeres del entorno de Castaneda —sus tres brujas—, que les llamaban “los castrati” en tono de burla. Según Carballal, mientras se reclutaban chicas de 18 años para el disfrute del Nahual, los hombres perdían a sus matrimonios por la abstinencia sexual.

Influyente

Cada palabra escrita por Castaneda fue interpretada por gran parte de la generación New Age como veraz, ya que el gurú siempre defendió sus libros como historias reales. Carballal relata como decenas de personas murieron al intentar emular a su maestro: se arrojaron por un puente o murieron deshidratados en el desierto. Es curioso recordar lo que le dijo Alejandro Jodorowsky, escritor y director de cine, sobre Castaneda: “Había tres posibilidades de interpretar su obra: él mentía y entonces era un genio, o decía la verdad y el mundo era maravilloso, o estaba loco porque creía en lo que escribía”. Una pena que no todos sus seguidores hicieran la misma reflexión.

Hace poco, Netflix estrenó ‘Wild, Wild Country’ (2018), una serie documental sobre Osho, el gurú indio que construyó una ciudad en el estado de Oregón y la llenó de seguidores que venían de todos los rincones del mundo. “Los sanniasis” llegaron a tener su propia policía, aeropuerto y hasta servicio secreto. Mientras que Osho fue capturado y expulsado de Estados Unidos, Castaneda, y su entorno, se libraron de cualquier responsabilidad legal o ética. Responsabilidad que Carballal demanda en su libro.

Los libros de Castaneda muestran un conflicto entre el deseo y el poder, que según su maestro Don Juan, era el modo de vida de los “brujos antiguos” (Enseñanzas de Don Juan, Viaje a Itxlan, El arte de ensoñar), y la “Libertad” fin último de “los hombres de conocimiento”: objetivo vital que se alcanza a través del “desatino controlado” y la contemplación. El personaje de ficción Carlos Castaneda se muestra, a ojos de su maestro Don Juan, más propenso a caer en la tentación de los brujos antiguos, a pesar de que siempre vuelva a encaminarse al camino del hombre de conocimiento.

Ahora, a través de la investigación de Manuel Carballal, sabemos que no fue así. Castaneda no estuvo a la altura de las lecciones de su maestro Don Juan, y murió esclavo de sus pasiones: el sexo, el dinero y el poder. Al fin y al cabo, el Castaneda de los hechos periodísticos, no estuvo a la altura del Castaneda retratado en sus libros. Gracias Carballal por tu brujería periodística.

Últimas noticias