La Guardia Civil desarticula una violenta banda marroquí que aterrorizaba a la población de Novelda

Guardia Civil
Cartuchos de escopeta hallados en los registros.

La Guardia Civil de Alicante ha desarticulado una violenta banda marroquí que sembraba el terror en la población de Novelda. La banda provocaba peleas multitudinarias y cometía agresiones contra otros jóvenes.

Tres marroquíes, con edades comprendidas entre los 21 y 28 años, han sido detenidos en Novelda (Alicante) en la denominada como ‘Operación Deroko’, iniciada el pasado 26 de septiembre. Se les imputan seis delitos de lesiones, dos de atentados contra la autoridad, sus agentes y funcionarios públicos y otro de pertenencia a grupo criminal, según ha informado la Guardia Civil. Los detenidos mantenían aterrorizada a la población de Novelda en los últimos meses, reclutaban a otros jóvenes y provocaban reyertas callejeras. No se detenían ante nada ni ante nadie. Cuatro agentes resultaron heridos en distintas actuaciones cuando intentaban identificarlos o detenerlos.

La madrugada del 26 de noviembre, se produjo un violento enfrentamiento en las inmediaciones de una conocida discoteca de la localidad de Novelda, una población de cerca de 26.000 habitantes que respiraba tranquilidad hasta hace unos meses y que está ubicada en el corazón de la comarca del Medio Vinalopó. Aquella noche, un grupo de una quincena de jóvenes armado con palos, gomas, palas y otros objetos peligrosos, según la descripción de la Guardia Civil, merodeaba los alrededores de la mencionada zona. De repente y sin que, aparentemente, mediara motivo alguno, la emprendieron a palos con un grupo de personas. De resultas de la reyerta, 3 vecinos de Novelda resultaron heridos. Sufrían lesiones graves. Esas lesiones motivaron la necesidad de asistencia médica. Además, un agente resultó igualmente herido en su intento de detener a uno de los agresores.

Las inmediatas pesquisas del Grupo de Investigación de la Guardia Civil de Novelda arrojaron hallazgos significativos: los investigadores descubrieron que entre los meses de julio y octubre de este año, se habían producido riñas similares en Novelda y, también, en Alicante. En esta última localidad, la banda se había empleado violentamente para robar un teléfono móvil. También, en Novelda habían sembrado el terror: el pasado julio, un grupo de vecinos alertó de la presencia de varios jóvenes que portaban objetos contundentes en una actitud claramente intimidatoria. Cuando los agentes acudieron a identificar a los violentos, fueron también agredidos. Sin embargo, un dato conectaba todos estos sucesos: algunos de los implicados eran siempre los mismos.

El procedimiento que utilizaba la banda también seguía un patrón. Uno de sus miembros identificaba a las víctimas. Otro, más corpulento, y hermano del anterior, obtenía beneficio de su complexión para agredir a las víctimas. El tercero, realizaba una labor de captación de otros jóvenes, en este caso vulnerables, a los que, mediante el engaño, utilizaban para que estuviesen en medio de las agresiones. El objetivo de este último era que, cuando llegasen las fuerzas de seguridad, se crease una cierta confusión, de modo que los testigos no pudieran identificarlos con claridad. Pero la Guardia Civil continuó con su trabajo y tras un profundo análisis de las pruebas e indicios que consiguió recabar, logró identificar a los malhechores.

El 25 de octubre, los agentes registraron los tres domicilios de los sospechosos en Novelda. En esos registros, fueron intervenidos 29 terminales móviles, 57 cartuchos de escopeta, armas blancas y otros dispositivos tecnológicos. De resultas de ello, fueron detenidos dos varones de edades de 21 y 26 años, de origen marroquí. El tercero, un varón de 28 años, también de origen marroquí, se encontraba en prisión, donde cumplía una condena. Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Novelda el pasado 27 de octubre. Recientemente, ese juzgado ha levantado el secreto de sumario y ha decretado el ingreso en prisión de los marroquíes que fueron detenidos durante los registros.

La Guardia Civil se está empleando muy a fondo para acabar con estos actos violentos, que guardan semejanza con los producidos meses atrás en Cocentaina, donde, como ha ocurrido en Novelda, la población estaba atemorizada por la presencia de un grupo de violentos de origen marroquí, tal como informó en su día OK DIARIO.

Lo último en Alicante

Últimas noticias