El caos sanitario de Puig en Valencia: 27 urgencias para 2 médicos en 45 minutos de consulta

Ximo Puig
Ximo Puig en las Cortes Valencianas en una imagen de archivo.

La Sanidad Pública valenciana de Ximo Puig y Ana Barceló, presidente y consejera de Sanidad socialistas del Gobierno valenciano, vive una situación límite en plena sexta ola de covid. Sobre todo, en la Atención Primaria, la más próxima al paciente. Según ha publicado en su perfil de facebook el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM CV) ayer, 24 de enero, el Punto de Atención Continuada de Callosa de Segura tenía 27 urgencias citadas para 2 médicos en los primeros 45 minutos de guardia. Callosa de Segura es un municipio situado en la comarca de la Vega Baja, al sur de la Provincia de Alicante. En datos de 2021 su población era de 21.273 habitantes.

En la citada publicación de facebook de CESM CV, se puede leer: «PAC de Callosa de Segura, hoy 24-enero-2022 27 «urgencias» citadas para 2 médicos en los primeros 45 minutos de guardia. ¿Quién da más?». La publicación está acompañada de una imagen que muestra no sólo las citas, sino también el intervalo de imposible cumplimiento entre una y otra. El más largo es de 4 minutos.

Así, entre las 15,11 horas y las 15,19 horas de ayer, había 6 citas. Y entre las 15,29 y 15,33, otras 6. Con la peculiaridad de que a las 15,33 horas había 2 citas. Y uno de los 2 médicos, debía atender otra cita anterior a las 15,32. Tenía pues 60 segundos para solventar la cita de las 15,32 y pasar a la de las 15,33 cumpliendo el horario. Algo totalmente imposible y que pone en un auténtico brete a los médicos.

En la publicación, también se puede leer «urgencias» entre comillas. Fuentes del citado sindicato han explicado que además de los casos graves que se presentan en el servicio y que requieren una extrema atención, se suman algunos en los que el motivo de la urgencia es menor, pero debe ser igualmente atendida.

Sanidad Valencia Callosa de Segura

El aluvión de citas y la falta de personal están generado auténticos problemas a los médicos y una cierta indefensión porque, obligados a ver a una cantidad tan alta de pacientes, están sometidos continuamente a un elevado nivel de estrés y presión: la saturación de pacientes hace más fácil que se produzca un error involuntario. Y esto es algo que de ningún modo desean. Además, también se ven obligados a visitar, siempre según fuentes del sindicato, a aquellos pacientes que por sus condiciones de salud y movilidad no pueden aproximarse hasta el centro de atención primaria, lo que multiplica su trabajo.

Recientemente, un total de 153 médicos pertenecientes al sindicato CESM CV presentaron ante un juzgado de Alicante un pleito contra la Consejería de Sanidad del Gobierno valenciano por la falta de elementos de protección durante la primera ola de la pandemia. La Justicia les ha dado la razón y ha impuesto a la consejería indemnizaciones para cada facultativo demandante que oscilan entre los 5.000 y los 49.180 euros. El presidente de la Generalitat Valenciana el socialista Ximo Puig pidió, tras la sentencia, perdón a esos médicos, pero anunció que recurrirían esa decisión judicial. Lejos de quebrantar el ánimo, las palabras de Puig han servido de acicate a los afiliados al sindicato, que ha crecido tanto en afiliaciones como en adhesiones a las demandas por el mismo motivo en diferentes juzgados de la Comunidad Valenciana.

Sólo en Alicante, se produjeron 30 en 48 horas y en Valencia y Castellón otras tantas, con lo que se eleva hasta 860 el número de médicos de este sindicato demandantes y que podrían alcanzar los 1.000 antes del próximo 30 de marzo, fecha límite marcada por CESM CV para estas adhesiones a la demanda.

Lo último en Alicante

Últimas noticias