CUP, Arran y Plataforma Antifascista

La Fiscalía pide hasta 18 años de cárcel para los CDR que agredieron brutalmente a 2 simpatizantes de Vox

Los encapuchados causaron lesiones a varios seguidores de la formación de Santiago Abascal que acudían a un acto político en la Plaza de España de Barcelona, en marzo de 2019.

Salvaje agresión de los CDR a dos asistentes a la manifestación de Vox

manifestacion-contra-vox-barcelona
La manifestación convocada esta mañana por grupos independentistas contra el acto de Vox en Barcelona se ha saldado con cinco detenidos, varios heridos y numerosos incidentes entre manifestantes y Mossos d'Esquadra en los alrededores de la plaza de España. Foto: EFE

La Fiscalía ha pedido hasta 18 años de prisión a 7 manifestantes por agredir, en el transcurso de una movilización en Barcelona, a varios simpatizantes de Vox. El Ministerio Público considera que los hechos por los que un grupo de personas dieron una paliza a dos seguidores de la formación política de Santiago Abascal, serían constitutivos de varios delitos de tenencia ilícita de armas, desórdenes públicos, lesiones y ultraje a España. Uno de ellos tuvo que ser traslado en ambulancia hasta el hospital tras haber recibido una pedrada que le provocó una fuerte hemorragia y le impedía ver.

Los incidentes ocurrieron durante una protesta en la que la organización juvenil de la CUP, Arran, la Plataforma Antifascista y varios grupos de CDR promovieron como respuesta a la convocatoria de un acto de Vox, en la Plaza de España de la ciudad Condal, en marzo de 2019. Según sostiene la Fiscalía en su escrito de calificación, los agresores -que acudieron a la cita con el rostro tapado y exhibiendo pancartas con el lema «No pasaran»- se apostaron próximos al enclave elegido por los de Abascal para su celebración, en las inmediaciones de la calle Tarragona, cortada por obras, y aprovecharon su ubicación para increpar y agredir a algunas de las personas que acudían al mitin de Vox.

Los acusados, aprovechando la «ventaja que les confería su superioridad numérica», se dirigieron como una auténtica «masa de acoso» contra los simpatizantes de Abascal, sostiene el representante del Ministerio Público. Mientras uno de los siete acusados pulverizaba a uno de los agredidos con un espray cegador, otro le propinaba porrazos «de forma indiscriminada» hasta derribarlo con una defensa extensible -no permitida- que portaba.

Kale borroka

Los incidentes, en los que se «agredió y acosó a personas aisladas», que tuvieron que ser custodiadas por los Mossos d’Esquadra, se saldaron con dos simpatizantes del partido que lidera Santiago Abascal heridos de consideración tras recibir golpes, en forma de puñetazos y patadas, de un grupo de manifestantes contrarios. Además, se habrían lanzado, presuntamente, objetos contundentes como botellas de vidrio, cohetes, bengalas, vallas metálicas, palets y material de construcción contra la línea policial que protegió el evento de Vox.

Los CDR, organizados a través de las redes sociales, fueron los encargados de activar varios focos violentos con la intención de dinamitar el acto convocado por VOX. Con tácticas propias de la kale borroka como lanzamiento de piedras, petardos o quema de contenedores, trataron, sin éxito, de romper el perímetro de seguridad que habían establecido los Mossos para proteger a los de Abascal. La policía autonómica tuvo que realizar varias detenciones debido a la actitud desafiante de los separatistas radicales, que previamente ya habían herido a las dos personas por cuyas lesiones se encuentran procesados.

En aquel escenario «beligerante» promovido por los separatistas radicales, en una «actitud vandálica descontrolada», se prendió fuego a una bandera de España «como expresión gráfica de su voluntad de ofender a la nación», asegura en su escrito el fiscal encargado del caso.

Por ello, el fiscal encargado de la causa que se sigue en un juzgado barcelonés, solicita para ellos condenas que oscilan entre los 8 y los 18 años de cárcel, así como la prohibición expresa de que acudan a protestas, manifestaciones, marchas o concentraciones de cualquier tipo, durante un periodo mínimo de 5 años.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, se hacía eco de la agresión sufrida por estos simpatizantes y culpaba de la desafortunada situación al presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, por «propagar el odio», al PSC por «señalarles» y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por prohibir el Palau Sant Jordi a la formación y dejarles «a merced de los violentos». Unas actuaciones que provocaron, según palabras textuales del propio Abascal, que «al fin los terroristas de Arran agredan a la gente. Todo orquestado. Unos señalan y otros disparan. Pero nunca nos pararán».

«Acto festivo»

Pese a la gravedad de lo ocurrido, el canal 24 Horas de TVE calificó de «acto político y festivo» las agresiones que cometieron los autodenominados «Comités de Defensa de la república» (CDR) contra las dos asistentes a la movilización convocada por VOX hace, ahora, un año.

«Acto político y festivo contra la concentración convocada este mediodía por VOX», fue el rótulo con el que la televisión pública nacional ilustró el lanzamiento de piedras que realizaron los CDR contra el acto oficial de VOX. Los violentos independentistas, con la cara tapada para evitar ser identificados, se aprovisionaron con adoquines y piedras de gran tamaño que lanzaron contra el suelo para dividirlas en varios trozos y posteriormente dirigirlas contra la multitud concentrada entorno a la formación verde.

Lo último en España

Últimas noticias