Salud

Hierro bajo en niños: síntomas y remedios

hierro bajo niños
Descubre qué hacer ante el hierro bajo en niños
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Al igual que ocurre con los adultos, también es importante que los niños tengan unos niveles de hierro adecuados . De hecho, este nutriente es esencial para el desarrollo y el crecimiento neurológico del niño. A pesar de esto, no es raro que los niños experimenten una deficiencia de hierro. Descubramos más sobre el hierro bajo en niños, con sus síntomas y tratamiento.

Hierro bajo en niños: síntomas y remedios

El hierro bajo en niños es una condición que puede ser causada por una dieta desequilibrada o incluso por problemas de salud subyacentes. Asimismo, la deficiencia de hierro puede ser leve o, por el contrario, puede ser muy grave, provocando una afección conocida como anemia .

¿Cómo reconocer la deficiencia de hierro en los niños?

Los síntomas de la deficiencia de hierro en los niños pueden manifestarse cuando la afección ya es bastante grave. En general, las señales de alarma que no deben subestimarse son:

  • Palidez
  • Tendencia a cansarse fácilmente.
  • Ralentización del crecimiento
  • Falta de apetito
  • Tendencia a tener manos y pies muy fríos.
  • Respiración rápida
  • Tendencia a contraer infecciones frecuentes.
  • Problemas en el comportamiento
  • Urgencia repentina de comer alimentos inusuales, como hielo.

Si tu hijo experimenta síntomas similares, habla con su médico. Este último recomendará que se haga un análisis de sangre al niño para evaluar los niveles de hierro e identificar la causa exacta del problema.

Cómo tratar el hierro bajo en niños

Si hay un diagnóstico de deficiencia de hierro , el médico aconsejará cambiar y mejorar la nutrición del niño. Si la carencia no es demasiado grave, bastará con comer más alimentos ricos en hierro para solucionar el problema.

Entre los alimentos a preferir ya que tienen niveles de hierro más elevados podemos mencionar:

  • Carne
  • Cereales y alimentos fortificados
  • Frijoles
  • lentejas
  • Pescado en especial el azul, como las sardinas, las anchoas o los boquerones
  • Espinacas y verduras ricas en hierro .

Recuerda también que la vitamina C favorece la absorción del hierro, por lo que siempre combina los alimentos ricos en este mineral con otros alimentos o bebidas ricas en vitamina C, como los kiwis, pimientos, tomates, cítricos, etc.

En cuanto a los suplementos, si el niño presenta síntomas de deficiencia de hierro o si, peor aún, sufre de anemia, el médico le indicará si y cuándo administrar un suplemento especial, así que evita hacerlo por ti mismo y confía en las instrucciones que dictamine el pediatra ya que sabrá la dosis que le conviene al pequeño.

Lo último en Bebés

Últimas noticias