Coronavirus

Coronavirus: La ONU solicita que el cierre de las escuelas sea solo un último recurso

El cierre de las escuelas debe ser solo un último recurso, según la ONU, para evitar el efecto negativo que puede tener en los niños.

cierre escuelas
La petición de la ONU ante los casos de cierre de escuelas

El nuevo curso 2020-2021 ha arrancado en España y en el resto de países, y aunque se han producido varios contagios de Covid-19 e incluso cierres de clases y hasta de escuelas, la ONU ha emitido un comunicado en el que solicita que cualquier cierre sea algo que se produzca sólo como un último recurso.

La ONU solicita que el cierre de las escuelas sea solo un último recurso

cierre de escuelas

A través de la OMS, UNICEF y UNESCO , la ONU ha solicitado a los gobiernos de todo el mundo para que el cierre de escuelas se considere una proporción extrema en la lucha contra la pandemia Covid-19. «La decisión de cerrar debe ser el último recurso y debe ser temporal», dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Según Ghebreyesus, en una conferencia telefónica conjunta con la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay y la directora de Unicef ​​Henrietta Fore, cerrar las escuelas tiene un impacto negativo en los niños.

Las palabras de Ghebreyesus parecen ser concordantes a lo que opinan prácticamente todos los países, en lo que respecta al hecho de cerrar o no las escuelas ante la pandemia. De hecho, cuando a finales de Agosto se dio a conocer el plan del Ministerio de Educación de nuestro país para la reapertura de los centros escolares, se dejó claro que solo se iban a mantener abiertos todo el curso y que solo se cerrarán en caso de que fuera algo excepcional.

De este modo, a día de hoy la mayoría de países con escuelas abiertas (por no decir todos), siguen prácticamente el mismo protocolo que ahora la ONU específica en una guía de buenas prácticas, en las que se especifica, que lo primero de todo debe ser tener en cuenta la progresión local de la pandemia para que se decida el cierre o no de las escuelas. A partir de aquí se debe tener en cuenta también que la manera en la que las instituciones educativas hayan podido adaptarse para operar con garantías de salud, el impacto en el bienestar y la educación de los niños y otras medidas que se hayan implementado localmente.

Los impactos del cierre de escuelas

Un informe reciente de UNICEF advirtió el 1 de septiembre que aunque se esperaba que 900 millones de estudiantes de los 1.500 millones de estudiantes en todo el mundo, desde la etapa preescolar hasta la escuela secundaria, iban a volver a la escuela entre agosto y octubre, solo 433 millones iban a poder hacerlo.

«Cuanto más tiempo pasa, mayores son las consecuencias, especialmente para los niños de entornos desfavorecidos», dijo Azoulay.

Tanto la OMS, como la Unesco y Unicef coinciden además que los menores, especialmente las niñas, se enfrentan a un mayor riesgo de violencia física, sexual o mental y son más vulnerables al trabajo infantil cuando no pueden ir a clase.

Entre las recomendaciones de los tres organismos para hacer frente a la pandemia desde las escuelas, se solicita el lavado de manos constante, el uso de mascarillas (solo a partir de los 6 años) y que se garantice una distancia de seguridad de al menos un metro entre los alumnos. A ello se le suman otras recomendaciones de todos ya sabidas, como la entrada y salida de los niños de manera escalonada, la contratación de más profesores, la reducción del número de alumnos por clase así como la limpieza y la ventilación de los centros.

Además, se recomienda la toma de temperatura diaria de los menores y en caso de tener síntomas o haber estado en contacto con alguien positivo, la realización de una cuarentena de 14 días y también que todas estas medidas no solo sean del compromiso de los centros sino de toda la sociedad.

Lo último en Bebés

Últimas noticias