Ya son 130 las familias de Baleares que han reclamado al Govern al menos el 25% de la enseñanza en español

Ningún padre ha conseguido hasta la fecha que el Govern le reconozca el derecho de sus hijos a estudiar en español

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares tiene siete contenciosos pendientes de resolución y uno más está en el Supremo

25% en español
La presidenta Marga Prohens junto al conseller de Educación, Antoni Vera.

Ya son 130 las familias de Baleares que han iniciado el proceso para exigir el fin de la inmersión lingüística en catalán y que al menos el 25% de las clases sean en español en cumplimiento de las diversas sentencias del Tribunal Supremos y resoluciones del Tribunal Constitucional. La gran mayoría de estas reclamaciones están en manos de la Conselleria de Educación pero una decena ya han sido elevadas al Tribunal Superior de Justicia de Baleares y una al Supremo. Las familias que han acudido a la Justicia son las que  ya habían agotado la vía administrativa y han decidido emprender la judicial.

Muchas de esta demandas las han presentado los padres por medio de la asociación de profesores Plis y Sociedad Civil Balear. De momento, ninguna de las demandas presentadas ha obtenido respuesta favorable por parte del Govern si bien hay que matizar que la gran mayoría corresponden al curso pasado cuando gobernaba el pacto de izquierdas que lideraba la hoy presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol.

En estos momentos, el Tribunal Superior de Justicia de Baleares tiene pendientes de resolución siete contenciosos, algunos de ellos presentados en representación de varias  familias. Según ha explicado el portavoz de Plis, Julián Ruiz-Bravo, de los siete contenciosos tres ya están pendientes de resolución mientras que los otros cuatro todavía deben superar la fase de demanda y tienen trámites pendientes.

Julián Ruiz-Bravo lamenta que con la llegada del Govern del PP que preside Marga Prohens, «nada haya cambiado y que todos los centros públicos sigan impartiendo el 100% de las clases en catalán». Durante el presente curso escolar, ya con el Govern del PP, se siguen presentado reclamaciones y por medio de la asociación Plis cinco familias ya han iniciado los trámites.

El proceso para reclamar al menos el 25% en español en cumplimiento de las sentencias del Supremo y la doctrina del Constitucional se inicia con la presentación de una petición al director del instituto en cuestión. Una vez obtenida la respuesta negativa, como ha sucedido en todos los casos, el siguiente paso es presentar la reclamación ante el Govern. Una vez los padres han fracaso en estas dos instancias es cuando ya pueden acudir a la Justicia.

Durante los años del pacto de izquierdas las demandas contra el Govern por la enseñanza 100% en catalán fracasaron sistemáticamente pero la sorpresa llegó el pasado 22 de enero cuando el nuevo Ejecutivo del PP, que prometió acabar con la inmersión lingüística en catalán, denegó a una familia la petición que había presentado para que su hijo recibiera al menos el 25% de las clases en español. Con esta decisión, el Govern avala que el Instituto de Calvià, donde estudia el alumno afectado, prosiga impartiendo el 100% de las clases en catalán.

La negativa la firmó el nuevo jefe de Inspección Educativa, Gabriel Timoner. Antes de acudir a la vía judicial, la asociación Plis quiere que la Conselleria de Educación que preside Antoni Vera aclare si la negativa ha sido una decisión de Inspección Educativa o si está avalada por el nuevo conseller.

Una padre reclama el 25% en español

Uno de los padres que habían reclamado sin éxito al Govern de Armengol el 25% de las clases en español ha acudido directamente al Tribunal Supremo y lo ha hecho por medio a la asociación Hablamos Español. Se trata de un padre mallorquín de un alumno de Primaria de un colegio público de Mallorca. La reclamación ya ha sido aceptada por la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Supremo, que deberá pronunciarse sobre la misma.

La aceptación de esta reclamación por parte del Supremo se ha conocido estos días coincidiendo con la negativa del Govern del PP de la petición realizada por el padre de un alumno del Instituto de Calvià. La presidenta de Hablamos Español, Gloria Lago, ha comentado a este medio que si el Supremo se pronuncia a favor de este padre, «el Govern de Baleares no tendrás más remedio que atender todas las reclamaciones contra la enseñanza 100% en catalán».

El padre que ahora ha acudido al Supremo, el primero que lo hace en Baleares aunque no así en Cataluña, ha solicitado una medida cautelar: que ordene al Govern adoptar las medidas necesarias para que su hijo reciba clases en español.

El primer padre de Baleares en acudir a la Justicia para reclamar enseñanza en español fue Salvador Iglesias. Lo hizo ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares por medio de Hablamos Español. En aquella ocasión, el TSJB denegó la petición. Tres magistrados del Tribunal rechazaron la petición de la medida cautelar y otras dos magistradas emitieron un voto particular expresando su discrepancia con el criterio de la Sala.

No obstante, en agosto de 2022 se conoció una nueva sentencia del Tribunal Supremo que ratificaba la obligación de que el español sea considerado lengua vehicular en la enseñanza. Es una sentencia que invalidaba los proyectos lingüísticos de dos centros educativos públicos de Cataluña por no tener en cuenta el castellano como vehicular y no aplicar las diversas sentencias que obligan a impartir al menos el 25% de la enseñanza en español.

De hecho, según los juristas consultados por este medio en aquel momento,  la sentencia del Supremo es de plena aplicación en Baleares dado que los centros públicos practican la inmersión lingüística en catalán y ofrecen todas las asignaturas en esta lengua. En Baleares, además, existe el agravante de que la Ley de Educación aprobada por el Govern del pacto de izquierdas que preside la socialista Francina Armengol establece que sólo el catalán es lengua vehicular de enseñanza en las Islas.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias