No es la primera vez que ocurre algo similar

Un vigilante de seguridad del Metro de Barcelona agrede a un usuario

Los hechos han ocurrido en la parada de la Barceloneta de la línia 5 del suburbano

Una vez más, las imágenes grabadas por otro usuarios del transporte público ponen en cuestión los métodos de los vigilantes de seguridad que trabajan en los servicios ferroviarios. El último caso ha ocurrido este jueves alrededor de las cinco y media de la tarde, en la parada de la Barceloneta, de la línea 5 del metro de Barcelona. Según varios testigos, el vigilante ha atacado a un joven de forma desmedida, como se puede ver en las imágenes, pese a que este no había opuesto resistencia al ser requerido por unos hechos que nadie ha podido aclarar.

Como se ve en las imágenes, ya fuera del vagón del metro el vigilante de seguridad se toca los genitales por fuera los pantalones, como claro gesto de vacile contra los jóvenes con los que estaba hablando. Segundos más tarde, el hombre se ha abalanzado sobre uno de los chicos empujándole contra la pared, provocándole un golpe en la cabeza y cogiéndole de forma violenta por el cuello y la cara.

Según varios testigos, la actitud del vigilante ha sido "muy dura" ante la actitud de los dos chicos que en todo momento estaban pacíficamente atendiendo a los requerimientos del vigilante de seguridad. Esos usuarios que han presenciado los hechos piden a TMB que revisen las cámaras de seguridad de la estación, por si de la actitud del vigilante se desprende un delito.

No es la primera ocasión que el suburbano de Barcelona vive situaciones de estas características. Los métodos de los vigilantes, empleados de empresas de seguridad privada contratadas por Transports Metropolitans de Barcelona, propiedad del ayuntamiento de Barcelona, han sido cuestionados por la violencia con la que actúan en algunas ocasiones. Hechos similares se han registrado también en las últimas semanas en la estación de Sants de Barcelona. En muchas ocasiones, además, los protagonistas de las agresiones por parte de los vigilantes han sido personas inmigrantes.

Lo último en España