Disney

5 secuelas de los clásicos de Disney que sí merecen la pena

No todas las secuelas de Disney merecen ser olvidadas y estos cinco ejemplos supondrán una tarde de notable entretenimiento con nuestros pequeños.

5 secuelas de los clásicos de Disney que sí merecen la pena
El 13 de noviembre de 1940 se estrenó Fantasía

Disney se ha convertido en la máxima representación del cine de estudio, siendo responsable de las películas más taquilleras de todos los tiempos. Sin embargo, la Casa del Ratón no habría llegado tan lejos sin las obras de animación con las que forjó su imperio: auténticos clásicos que, en ocasiones, tuvieron sus propias secuelas.

Mientras que la compañía batía récords en taquilla y dejaba obras animadas para la posteridad, quizás con la excepción de la década de los 80, no tuvo tanta suerte con las segundas partes. La gran mayoría de secuelas Disney fueron directamente lanzadas a VHS, quedando totalmente apartadas del paso por las grandes salas. Como cabría esperar de una cinta de bajo presupuesto, la calidad narrativa y visual era prácticamente nula; motivo por el que perecieron en el más oscuro de los olvidos.

Ahora bien, algunas lograron salvarse y han ido ganando cierto prestigio con el paso de los años. Puede que ninguna de ellas haya logrado igualar a su fuente original; no obstante, se presentan como cintas más que notables dadas las circunstancias. Las secuelas son un recurrente en la industria de Hollywood y Disney no es ajena a ellas; eso sí, en los últimos años han empezado a invertir en las continuaciones de sus películas de mayor éxito. Estos son algunos ejemplos de secuelas que merecen tu tiempo, todas disponibles en Disney+.

‘Aladdín y el rey de los ladrones’ (1996)

La década de los 90 fue la época dorada de Disney, lanzando grandes obras que automáticamente se convirtieron en los clásicos modernos de la compañía. Una de las mejor valoradas durante estos años fue ‘Aladdín’, una reinvención del cuento de las ‘mil y una noches’ que se nutrió del carisma de Robin Williams para ganarse el corazón de grandes y pequeños a partes iguales.

Su secuela, ‘El retorno de Jafar’, tuvo cierta acogida por parte del público infantil; sin embargo, la calidad dista kilométricamente de lo alcanzado en la primera parte. Lo que nadie se esperaba es que, llegada la tercera entrega, se corrigieran los errores de la secuela anterior, dejando así una película de animación más que notable en la que todos los personajes de la saga lucen sus mejores galas.

‘El rey león 2: el tesoro de Simba’ (1998)

‘El rey león’ es, para muchos, la mejor película de Disney y  su secuela también cuenta con un valor muy superior al resto de segundas partes de la factoría de animación. Puede que estéticamente y, sobre todo, argumentalmente no tenga la fuerza de su predecesora, pero guarda la suficiente solvencia como para contentar las expectativas de cualquier niño.

La cinta nos cuenta la historia de amor entre Kiara, hija de Simba, y Kobu, hijastro de Scar. Un conflicto al más puro estilo ‘Romeo y Julieta’ que podría haber ocupado un puesto de relevancia en las grandes salas; no obstante, la compañía la lanzó directamente en vídeo.

‘Fantasía 2000’ (1999)

‘Fantasía’ es la tercera película en la historia de Disney e, indudablemente, estamos ante una de las mayores obras maestras de la animación. Las palabras son totalmente innecesarias en este musical clásico que, mediante imágenes impactantes, es capaz de mantener la atención fija de los más pequeños durante todo el metraje.

Tuvieron que pasar casi 50 años para que Disney le otorgara una segunda parte. ‘Fantasía 2000’ es tanto una secuela como una adaptación de la obra de 1940 al siglo XXI; marcando así a la nueva generación, al igual que lo hizo el filme original en su día.

‘Ralph rompe Internet’ (2018)

Tras prácticamente dos décadas sin una sola secuela rescatable, como las nefastas ‘Hermano Oso 2’ o ‘Tarzán y Jane’, Disney cambió de estrategia y se propuso seguir los pasos establecidos por su sello de animación 3D, Pixar. Porque las segundas partes sí pueden ser buenas y la compañía creada por Steve Jobs cuenta con diversos ejemplos de ello.

Ante esta nueva era llegó ‘Ralph rompe internet’, continuación de ‘¡Rompe Ralph!’. En esta ocasión, lo que era un tributo directo al mundo de los recreativos, se convirtió en una parodia de la era digital o, incluso, de la propia factoría Disney. Una comedia animada que puede mirar sin pestañear a la cinta original.

‘Frozen 2’ (2019)

Al igual que en el caso de ‘Ralph rompe internet’, ‘Frozen II’ llegó a las grandes salas con la promesa de igualar el fenómeno de masas que supuso la primera entrega. Si bien es cierto que no son pocos los que afirman que ‘Frozen’ es claramente superior, la realidad es que como secuela funciona a la perfección.

Lejos de quedarse ahí, la aventura más “helada” de Disney, también ha lanzado un amplio abanico de cortometrajes que supusieron el complemento perfecto a la franquicia de mayor éxito dentro de la factoría durante los últimos años. Por el momento, no hay confirmación de una tercera entrega; sin embargo, a nadie le sorprendería que las aventuras de Elsa y Anna no hayan llegado a su fin.

Lo último en Tráiler

Últimas noticias