Famosos

Las escalofriantes declaraciones que destapan la verdad sobre Jota Peleteiro: «Se le ha ido la cabeza»

Jessica Bueno y Jota Peleteiro
Jessica Bueno y Jota Peleteiro

Tras diez años de matrimonio y dos hijos en común, Jota Peleteiro y Jessica Bueno han anunciado su ruptura. Esta relación ya rota ha marcado un antes y un después en la prensa del corazón. Sobre todo porque nadie imaginaba que una pareja tan consolidada y, a priori, feliz, pudiera romper de un día para otro.

A pesar de que la ruptura es de dos, el protagonista de los titulares rosas actualmente es Jota Peleteiro. El hombre que consiguió convertirse en toda una promesa del fútbol y que enamoró a la ex de Kiko Rivera ha puesto casi punto y final a su carrera. Lo ha hecho casi al mismo tiempo que liquidaba un matrimonio que parecía casi perfecto.

Las redes sociales de Jessica Bueno han mostrado imágenes de la pareja juntos hasta el último momento, por lo que Jota Peleteiro ha sido el encargado de comunicar la noticia.

Las escalofriantes declaraciones sobre Jota Peleteiro

Jota Peleteiro es un jugador de fútbol que ha visto como su carrera se quedaba más corta de lo que tendría que haber sido. Su talento lo llevó a la primera división, pero en su camino se cruzó una Jessica Bueno que lo envió directamente a la prensa del corazón. El papel de estrella mediática lo llevó a querer ser el protagonista de unos equipos en los que no ha terminado de encajar.

«Se el ha ido la cabeza»

En el Celta lo esperaban hasta que sus aires de estrella lo relegaron a un segundo puesto que no le correspondería. Según el redactor especializado en deportes de ‘El Faro de Vigo’ Juan Carlos Álvarez: «Se le ha ido la cabeza literalmente. El problema de Jota Peleteiro es que le falta centrarse, pero aquí tenemos la esperanza de que despunte. Se equivocó yendo a Madrid, era lo único que quería y lo consiguió, pero fue un error. Sin embargo, su marcha al Eibar es todo un acierto. Allí, como ya le ocurriese a David Silva, entenderá lo que es el fútbol de verdad. Será bueno entrenarse en un equipo modesto y humilde como el Eibar y ver cómo sus compañeros madrugan todos los días para ir a trabajar. Él siempre lo ha tenido muy fácil en la vida».

Este joven hijo de empleado de banca que actualmente tiene también una gestoría ha tenido siempre claro que quería ser futbolista. Aunque podría haber llegado más lejos, se ha quedado en un segundo plano con el que quizás pueda recuperarse. Este padre de dos hijos recién separado quiere dedicarse a su empresa de caballos, algo que quizás le aporte el dinero y  la fama que el fútbol no le ha terminado de dar. El tiempo dirá si resurge la eterna promesa o se acaba convirtiendo en un empresario de éxito.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias