psicología

Qué es la isopraxis o técnica para seducir

Esta técnica, la isopraxis, dicen que es totalmente infalible a la hora de seducir y ligar.  Todo radica en establecer una sintonía con otra persona.

Esta técnica se basa en aportar una serie de mensajes a través de nuestros gestos y posiciones corporales.
Qué es la isopraxis o técnica para seducir

Esta técnica, la isopraxis, dicen que es totalmente infalible a la hora de seducir y ligar.  Todo radica en establecer una sintonía con otra persona en la que tiene mucho que ver la psicología.

Veamos en qué consiste este concepto según las bases para poder conquistar al otro.

Esta técnica se basa en aportar una serie de mensajes a través de nuestros gestos y posiciones corporales. Se trata de empatizar con el otro para poder llegar a seducirle. Todo esto es percibido por la otra persona que acaba empatizando con nosotros y de esta forma es mucho más fácil llegar a captar su atención.

Los entendidos establecen que además la isopraxis se basa en imitar la postura de otras personas para crear empatía y proximidad. Suele surgir de forma natural, pero otras personas pueden planificarlo pareciendo que es algo de forma inconsciente.

Cómo practicar la isopraxis

Comunicación no verbal. En este caso, se basa en aquella comunicación no verbal. La que se basa en los gestos y en la manera de mover el cuerpo y en qué dice nuestra mirada. En base a esto podemos optar por ofrecer diversidad de posiciones y prácticas y utilizar aquellas con las que nos encontremos más cómodos.

Andar erguidos. Una manera de seducir con esta técnica es andar siempre con una postura erguida y sin mirar al suelo. Con ello ofrecemos seguridad a los demás y a muchas personas le seduce.

Mirar a los ojos. Lejos de divagar, debemos ser directos en nuestros gestos y en la manera de hablar. Y podremos seducir mucho más si miramos fijamente a los ojos.

Mover las manos pero menos. También podemos mover nuestro cuerpo, por ejemplo hacia delante y especialmente las manos pero nunca sin pasarnos.

Manos fuera de los bolsillos. Debemos ser lo más transparentes posibles. Y las manos fuera de los bolsillos denotan cierto misterio o bien que estamos escondiendo algo  a los demás.

Imitar gestos. Como hemos indicado anteriormente, con el fin de empatizar con el resto, podemos imitar sus gestos, pero de forma sutil.

No solamente seducir para ligar. Esta práctica se puede utilizar para muchos estamentos de la sociedad y de nuestra vida, no solamente para la amorosa.

Lo último en Salud

Últimas noticias