Estrés

¿Qué entendemos por el estrés financiero?

Hay muchos tipos de estrés y ninguno de ellos es demasiado saludable. Uno de los más actuales es el llamado estrés financiero. ¿Sabes en qué consiste y cómo lo puedes prevenir?

Estrés financiero
¿Qué es el estrés financiero?

Por si no teníamos suficiente con el agotamiento emocional, laboral o pandémico, ahora puedes ponerle un nombre a las preocupaciones económicas que no te dejan descansar: ansiedad financiera. En realidad, este trastorno afecta al menos al 50% de la población. Sin embargo también puede existir en las empresas. Distintos estudios están demostrando sus graves consecuencias sobre la salud física y mental. Seguramente pensaremos que para disminuir tu ansiedad financiera necesitas más dinero, pero hay algunas estrategias para manejar el estrés financiero que pueden ayudar.

Fuentes de estrés financiero

Tener dificultades financieras no es raro. Sin embargo, lo difícil es hablar del problema de manera simple o abierta. De hecho, las finanzas son un tema muy personal y bastante tabú, y muchas personas pueden estar terriblemente endeudadas y no ser capaces de hablar de ello.

Distintos estudios realizados por aseguradoras demuestran que en 2019 los problemas económicos eran la segunda causa de estrés en España. Mientras tanto, la crisis pandémica elevó en casi el 46% de la población el riesgo de padecer problemas mentales debido al estrés financiero.Estrés financiero

Pero definamos este trastorno. La principal fuente de estrés financiero es el endeudamiento. Pero no es la única. Otras fuentes:

  • Dificultades para administrarlos gastos del hogar.
  • Imposibilidad de ahorrar para objetivos a corto y largo plazo.
  • Frecuentes gastos imprevistos.

Consecuencias del endeudamiento

En realidad, mucha gente en el mundo está endeudada, pero no todos padecen trastornos mentales por esa causa. Sin embargo, las deudas pueden provocar un sentimiento de inutilidad o incapacidad personal que dificulta encontrar una solución.

Las consecuencias del estrés financiero son:

  • Ansiedad.
  • Dolor lumbar.
  • Pensamientos suicidas.
  • Insomnio.
  • Fatiga, dolor de cabeza.
  • Aumento de probabilidades de padecer cardiopatías e hipertensión arterial.
  • Mal desempeño laboral.
  • Disminución de la productividad.
  • Estrés crónico que afecta la salud mental.
  • Las personas que padecen estrés financiero tienen el doble de posibilidades de tener mala salud en general.
  • El estrés financiero aumenta las probabilidades de experimentar estrés en las relaciones personales.

Cómo saber si padeces estrés financiero

Los síntomas del estrés financiero no son muy diferentes a otros tipos de estrés. Sin embargo hay signos muy claros de que tu endeudamiento te está provocando ansiedad. Si bien es difícil hablar de esto, es imprescindible que lo reconozcas para proteger tu salud mental.

Analiza estos indicadores:

  • Gastas más de lo que te permite tu presupuesto.
  • Utilizas tu tarjeta de crédito para gastos diarios.
  • Necesitas pedir dinero prestado para llegar a fin de mes.
  • Reduces tus gastos en ropa o comida.
  • Te atrasas en el pago de tu tarjeta de crédito, impuestos y servicios.
  • Estás pensando en tomar otro trabajo para equilibrar tu presupuesto.
  • Recibes frecuentemente llamadas de acreedores.
  • Solamente realizas el pago mínimo de tu tarjeta de crédito.
  • Usas una tarjeta para pagar otra.

¿Es tu caso? ¡Cuidado! Si registras varios de estos indicadores y sientes que las deudas se acumulan y vives para pagar, ha llegado el momento de hablar del problema.

Consejos para reducir el estrés financieroEstrés financiero

Mejorar la situación financiera y pagar las deudas puede llevar bastante tiempo. De hecho las deudas no desaparecerán por arte de magia, por eso lo mejor es tomar el toro por las astas y tener un plan de acción que, por supuesto, incluye un importante cambio de hábitos.

  • Haz un plan de acción. Tener una meta reduce el estrés, ya que da un sentido y una orientación a las cosas por hacer. Para esto es importante reconocer tu fuente de endeudamiento. Analiza en qué gastas el dinero, si es importante o necesario, qué gastos se pueden reducir y cómo. Es frecuente en estos casos encontrarse con compradores o gastadores compulsivos.
  • Haz un presupuesto. No tener un presupuesto te hará perder tiempo y dinero. El presupuesto muestra cuánto dinero hay disponible y para qué.
  • Identifica tus deudas. Tal vez le debas dinero al banco, a la tarjeta de crédito, al gobierno y a tus familiares. Analiza y clasifica, estableciendo un orden de deudas. Con quiénes se puede negociar, cuáles se pueden postergar.
  • Gasta cuidadosamente. Antes de comprar algo pregúntate si realmente es necesario. ¡Te sorprenderá descubrir la cantidad de gastos que se pueden evitar! Cocina en casa, cuida la ropa y las cosas, ahorra luz, agua y gas. Concéntrate solo en lo necesario.
  • Reduce el uso de crédito. El crédito se presenta como un aliado. La publicidad presenta el gasto como un ahorro. El crédito no es malo, pero todo lo que se pide prestado se debe devolver. No compres a crédito para satisfacer necesidades básicas como comer o vestirte.
  • Tal vez ahora te parezca imposible, pero si sigues estas estrategias, antes de lo que pienses podrás comenzar a ahorrar. Tener un resguardo financiero te dará seguridad y te liberará del estrés financiero.

Algunas recomendaciones

  • El estrés financiero es muy peligroso para la salud.
  • No es un problema que deba minimizarse o ignorarse.
  • Lleva consigo una alta carga de sentimientos de incompetencia, inutilidad e impotencia que afectan gravemente la salud física y mental. ¡Actúa ya!

Lo último en Salud

Últimas noticias