Mascarillas

¿Puede nuestro aliento humedecer la mascarilla y restarle protección?

¿Puede nuestro aliento humedecer la mascarilla y restarle protección?
¿Puede nuestro aliento humedecer la mascarilla y restarle protección?

Cada vez sabemos más sobre cómo usar la mascarilla, pero no todo. En algunos meses del año puede mojarse por diversas circunstancias y entonces proteger menos. Hay que pensar que la mascarilla es un objeto de protección contra la Covid-19 y debe estar seca por ambas caras para que tenga eficacia. Por esto nos preguntamos si puede nuestro aliento humedecer la mascarilla y restarle protección.

Así podemos hablar de la condensación provocada por el frío, lo que hace que la nariz y la boca se moje y esto repercute directamente en el estado de las mascarillas.

Algo parecido sucede en verano, cuando por el sudor, este cubrebocas se moja y entonces es más que evidente que debe reemplazarla por otro.

Las mascarillas pueden dañarse por la humedad de nuestro aliento, porque de forma general y por las temperaturas las afecta. Y esto se acentúa en invierno, cuando suele hacer más frío, pues todos sabemos que en esta época solemos desprender una especie de humo por la boca provocado por la condensación de las bajas temperaturas.

Pero ahora todo ello se queda en la mascarilla. Entonces esta especie de humedad puede llegar a provocar una proliferación de microorganismos y bacterias y nada deseado, lo que puede mermar la protección de la mascarilla frente al coronavirus y además pasa a ser foco de infecciones.

Qué dice Sanidad

Aunque no hay un reglamento o documento específico sobre ello, el Ministerio de Sanidad establece que cuando notemos que la mascarilla está mojada o bien húmeda la desechemos y la reemplacemos por otra. Pero no determina qué debemos hacer en cada época del año y en el caso de condensación.

¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud?

En un documento sobre las recomendaciones sobre el uso de mascarillas por la pandemia, la OMS indica que puede producirse contaminación si el usuario no cambia la mascarilla que se ha humedecido o ensuciado. Por esta regla, Sanidad está recomendando lo que estableció la OMS en su momento.

¿Puede nuestro aliento humedecer la mascarilla y restarle protección?

¿Entonces la mascarilla pierde protección?

Según estos organismos, al humedecer la mascarilla hay que desecharla y cambiarla por otra  porque pierde efectividad y protección. Pues el material con el que están diseñadas puede cambiar sus propiedades y entonces la famosa capacidad de filtración puede verse también afectada por estas gotas de condensación y por la humedad en general.

En una entrevista a Efe el doctor Pedro Ojeda, miembro de Sociedad Española de Alergología e Inmunología (SEIC), especifica que una mascarilla mojada puede aumentar la humedad relativa en el espacio entre la cara y el protector y fomentar afecciones dermatológicas.

Al ser preguntado sobre qué hacer en los días de lluvia, el doctor responde que entonces es mejor llevar una o dos de recambio. Una lluvia fina no afectará la mascarilla, pero una lluvia más pertinaz o de gota gruesa alterará su capacidad de filtración.

Aparte de ver disminuida su capacidad de filtración, una mascarilla mojada puede aumentar la humedad relativa en el espacio entre la cara y el protector y dar lugar a la aparición de las afecciones dermatológicas, como eccemas, acné o foliculitis.

¿Cuánto tiempo debemos llevar la mascarilla?

Independientemente de cuando pasa al humedecer la mascarilla hay que tener claro cuánto tiempo debemos llevar una mascarilla. Por ejemplo, aquellas higiénicas o de tela duran según el número de lavados indicados en el etiquetaje. Mientras que las quirúrgicas tienen una duración de unas cuatro horas y las EPI FFP2 una media de 14 horas, aunque Sanidad especifica y recomienda que el uso de las mascarillas sea de 4 horas de duración.

En la entrevista de EFE al miembro de la SEIC, el profesional indicaba que la reutilización de la mascarilla conduce a una disminución de su capacidad de filtración, y provoca el crecimiento de hongos y bacterias que exhalamos con el aire. Por tanto, no es recomendable reutilizar mascarillas quirúrgicas o NK95 ni extender su uso más allá del tiempo recomendado por el fabricante.

¿Cómo hacer frente a la condensación?

El gasto en mascarillas es cada vez más grande y más si las debemos cambiar tan a menudo. Por ello, es importante destacar que Sanidad recomienda que compremos mascarillas reutilizables o de tela para aquellas personas que son sanas porque pueden durar más al lavarlas.

Y para poder hacer frente a la condensación entonces debemos aislar la mascarilla del frío con el fin de mantener una temperatura más equilibrada entre la nuestra (fruto de nuestra respiración) y la exterior.

Aunque creamos que la mascarilla ya nos puede proteger de contraer el virus, esto no es del todo cierto, de manera que hay que llevarla correctamente, respetar su duración, desecharla si se moja o está húmeda y mantener igualmente la distancia de seguridad.

 

Lo último en Salud

Últimas noticias