Ejercicio físico

Por qué calentar a la hora de hacer running

calentar
Preparar los músculos Uno de los objetivos de calentar antes del running es poder preparar todos los músculos.

Uno de los objetivos de calentar antes del running es poder preparar todos los músculos y los tendones.

De igual modo que lo hacemos con el resto de ejercicios, calentar y estirarse es imprescindible cuando hacemos ejercicio algo más intenso como el running. Tan solo debemos invertir unos minutos antes de ejercicio para poder tonificar el cuerpo. Es como si le diéramos gasolina al cuerpo para que se preparase para lo que viene.

De lo contrario, podemos sufrir lesiones y dolores en distintas partes del cuerpo que pueden desembocar en problemas algo más graves.

Preparar los músculos

Uno de los objetivos de calentar antes del running es poder preparar todos los músculos y los tendones que luego vamos a utilizar cuando hagamos el ejercicio de manera mucho más intensa. De esta forma estos músculos podrán funcionar bien y actuarán de forma precisa cuando nos pongamos a correr.

Evitar lesiones y dolores

Otro de los factores de hacer calentamiento es evitar posibles lesiones que podemos sufrir una vez nos pongamos a realizar ejercicio de intenso a moderado. Cuando el cuerpo se prepara ya no habrá dolor ni es tan fácil que las lesiones puedan hacer acto de presencia. Está claro que ante cualquier dolor tanto en el calentamiento como cuando corremos significa que algo no está bien y es mejor mirárselo y detener el ejercicio.

Funciones psicológicas, preparación mental

Estirar antes cumple más funciones, como son las psicológicas, que son igual de importantes que las físicas. Pues de ello depende que la mente se prepare para hacer un gran y singular esfuerzo. Gracias a esto ayudamos a aumentar la capacidad de esfuerzo del ejercicio. También sirve de motivación, pues la mente se prepara para lo que va a venir posteriormente.

Cómo hacer correctamente un buen entrenamiento

La duración del calentamiento no es siempre el mismo. Puede variar según el día y la cantidad de ejercicio que hagamos luego. Cuando hacemos un entrenamiento suave entonces es mejor destinar sobre unos 8 minutos al calentamiento, pero si se trata de intensidades algo medias y más altas, entonces podemos destinar unos 18 minutos al estiramiento inicial.

También según el tiempo que necesitemos, pero no debe ser excusa para saltarnos este calentamiento previo. Se empiezan con ejercicios algo más básico para seguir con un ritmo más ascendente, intenso y progresivo.

Temas

Últimas noticias