Un planeta con las ciudades desiertas

La crisis mundial por el coronavirus está dejando unas estampas imposibles de imaginar en la vida real hace apenas uno o dos meses. Las principales ciudades del mundo, completamente desiertas. Las calles y las plazas más reconocibles, sin personas cruzando. Sin multitudes, sin grupos, sin turistas. Sólo la arquitectura, los edificios.

Nueva York, París, Roma, Madrid… Escenarios de imágenes oníricas, aunque sea por una causa triste, la lucha contra la pandemia mundial que ha causado el coronavirus, y que ha obligado a hacer que quedarse en casa sea el mejor plan para luchar contra el enemigo. La consecuencia son estas inesperadas imágenes en este año 2020.

Temas