Estado de alarma

Moncloa forzó la dimisión del director de emergencias vasco a cambio de cederles competencias

El Gobierno exigió su cese, durante las negociaciones de ayer, que llegó horas antes de hacerse público el acuerdo entre Moncloa y el PNV

etarras
Pedro Sánchez, con el lehedakari Íñigo Urkullu.

Quince días más tarde de ser denunciado por romper el confinamiento para ir a su segunda residencia, anoche, dimitió el director de emergencias del gobierno vasco, Jon Sánchez. El coordinador de Osakidetza recibió una llamada del Lehendakari, Iñigo Urkullu, mientras negociaban con Moncloa, para exigirle su dimisión o sería cesado.

Sánchez ha sido una de las monedas de cambio de los nacionalistas vascos al Gobierno a cambio de poder gestionar su propia desescalada. Gracias a esa cesión del Ejecutivo PSOE y PNV han acordado el apoyo de los diputados vascos a la prórroga del Estado de Alarma.

Ahora la lehendekaritza deberá nombrar un nuevo coordinador de emergencias ante la avalancha de trabajo que tendrá. El País Vasco será la primera comunidad que coordinará su propio desconfinamiento a cambio de prolongar quince días más la situación de excepcionalidad y dar aire a la coalición del PSOE y Podemos.

Jon Sánchez fue denunciado el pasado 21 de abril, en la localidad cántabra de Castro Urdiales, donde tiene una segunda residencia. Los llamados ‘policías de balcón’, sus propios vecinos en este municipio de veraneo para muchos vascos, fueron los autores del chivatazo a la policía local de la localidad que fue en busca de Sánchez.

Los agentes recibieron un aviso con la presencia del alto cargo del Gobierno vasco que «no reside en el pueblo». Así lo trasladaron varios vecinos que se pusieron en contacto con la Policía Local que se desplazó hasta su domicilio para comprobar qué ocurría. Una vez allí, y sin justificación evidente, el máximo responsable de emergencias del Ejecutivo de Iñigo Urkullu fue denunciado.

Jon Sánchez, en su conversación con los funcionarios que se sancionaron, alegó que «únicamente he venido a pasar dos días». A mitad de abril el confinamiento era total en todo el Estado y las autoridades, también el propio Sánchez, obligaban a los ciudadanos a quedarse encerrados en sus viviendas.

Lo último en España

Últimas noticias