Sánchez pacta de tapadillo con los proetarras

Sánchez pacta de tapadillo con los proetarras

La traición a la Navarra constitucional se va consumando paso a paso. Y lo más triste es que esta felonía acontece bajo el liderazgo de un partido, el PSOE, al que hasta ahora le suponíamos un mínimo de aprecio a la Constitución.

Una de las muchas pruebas de que no están haciendo lo correcto es la forma –noctámbula y a través de intermediarios– de llevar a cabo los pactos que colocarán a María Chivite en la presidencia de la Comunidad Foral. Negociar con EH Bildu es demasiado indigno. Los socialistas lo saben perfectamente, entre otros motivos porque ETA asesinó a once de sus compañeros; a gente como Fernando Múgica, Enrique Casas, Joseba Pagaza y Ernest Lluch, que murieron por defender la libertad de todos los españoles. Por eso, el PSN recurre a ERC.

Pero esta táctica del disimulo en nada afecta al núcleo de la cuestión, que es dar un gobierno a quien ha perdido unas elecciones y, además, para más inri, hacerlo con el apoyo de los nacionalistas de Geroa Bai y de los radicales de Podemos, IU y Bildu. Que estos últimos se abstengan no quiere decir que su voto sea menos decisivo y que, por ello mismo, no vaya a tener un precio. Sí, lo tendrá, y será alto. En concreto, la tarifa que los bildutarras le quieren pasar a Chivite tiene dos elementos.

El primero será la transformación de las actuales 65 mancomunidades navarras en 12 comarcas. Y el rediseño y asunción de poderes de esas comarcas supone un fuerte avance de poder para EH Bildu en los ayuntamientos navarros en cuestiones como la imposición del euskera o el control de los servicios municipales. El segundo elemento es la visualización de la negociación de EH Bildu con los socialistas, es decir, proseguir el blanqueamiento de su sangriento partido, en línea con lo que ya hizo TVE con la entrevista a Otegui.

Chivite, en resumen, revela ser una aplicada alumna de Sánchez. El presidente del Gobierno en funciones llegó al poder con una moción de censura que hizo a los nacionalistas árbitros del partido, autores del reglamento y beneficiarios del resultado. Lo que desde entonces está pasando a escala española, Chivite lo reproduce ahora a escala navarra.

 

 

Lo último en Opinión