Open Arms, rumbo a la codicia

Open Arms, rumbo a la codicia

Cada equis tiempo la humanidad produce en la mar piratas que, por  desaprensivos, se hacen famosos. A quien ejercía la piratería en el s. XV se le consideraba un asesino despiadado y un negrero cruel. En cambio, el s. XX, obvió los clichés, celebrando que a sus zambras acudiera un chueta mallorquín más conocido como “el último pirata del Mediterráneo”. Lo que anteayer fue crimen, ayer era reverencia. Y hoy, s. XXI, se difunde la imagen de Óscar Camps en plan héroe humanitario, siendo un zafio mercader catalán con patente de Corso que usa a los emigrantes para obtener pingües beneficios. Darle una explicación psiquiátrica al nuevo corsario, sin atenuar sus caóticos estados mentales, no endereza su perversa visión de las cosas. Pues hablamos de patologías y de chusma amoral que blande el sadismo por bandera. Forrarse por la vía rápida a costa de los que mueren en el mar, es un buen negocio que brinda la náutica.

Su suerte anida en el capricho de los vientos y el quebrar de las olas para hacer del crimen, una bendición, de la avaricia, un rito y del saqueo, un fin. Nada se opone a que pensemos que la piratería actual sustancia el cáncer de alma a través de cualquier Open Arms u ONG que fantasea ser, una empresa movida por ideales románticos. De  partir mantel con los psicópatas que se valen del drama de quienes huyen de África pagando un caro peaje a las mafias para sobrevivir, den por seguro que esas viandas estarán regadas con sangre humana. Los traficantes de esclavos aún existen. El capitán del Open Arms y su tripulación, fomentan la barbarie. El vomitivo negocio de traficar con seres humanos va viento en popa y a la ONG se la trae floja que la mercancía se hunda. Ellos cobran por adelantado, antes de que las esperanzas de los negros pongan pie en cubierta.

Es más, el filibustero Camps acepta subvenciones de la Generalidad y de cuantos incautos se creen sus monsergas lastimosas, tendentes a ablandar a la gente de buen corazón para que den dinero a su causa, soñando que van a resolver las tragedias del negro que navega en su bajel a la deriva, sin guión ni paradero. Sus palabras huecas exigen auxilio económico, contante y sonante, para los desesperados. Tan contante y sonante que llenará su bolsillo y el de sus colegas. De haber sido yo el necio en funciones (ustedes me entienden, hablo del maniquí que tiene a nuestro país en dique seco), habría mandado al buque de la Armada a rescatar a los africanos que dicha ONG tiene secuestrados y, una vez estuvieran en tierra, sanos y salvos, habría dado orden de hundir, a cañonazo limpio, al sucio barco negrero.

Acabo con la contundente declaración del único político español que ve claro los turbios tejemanejes del tal Camps. Santiago Abascal, líder de Vox, ha presentado una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, contra el Open Arms, “por presuntos (me sobra lo de presuntos) delitos de infracción de la Ley Marítima y colaboración con organización (yo diría directamente mafias) para el tráfico de personas, tipificado en el artículo 570 del Código Penal, que prevé penas de hasta ocho años por ese tipo de actos". El corsario, mitad verdugo, mitad ladrón, también habría de ser obligado a retirar de la mar las toneladas de plástico que arruinan el Mediterráneo, el Mar de la Cultura, nombre por el que era conocido, antes de la aparición de estos saqueadores.

Lo último en Opinión

Últimas noticias

. . . . . . . . .