IU, Podemos y Maduro: el comunismo de siempre

Estamos pendientes de lo que pasa estos días en Venezuela, el presidente de la Asamblea Nacional anunció que se hacía cargo de Ejecutivo del país apoyándose en los artículos de la Constitución 233, 333 y 350. Un artículo que faculta a todo ciudadano, investido o no de autoridad, el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia si la Carta Magna fuese violentada. Un acto del que la oposición acusa a Maduro, por supuesto. Su forma de Gobierno, dicen los venezolanos, se compone de actos violentos, sometimiento, empobrecimiento del pueblo y constante violación de los derechos humanos. El Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio coincide y pidió al Parlamento activar el artículo. El Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, también pidió que se use este mecanismo porque alega que el camino de la democracia debe ser la democratización a través del artículo 233, valga la redundancia.

Y esto es lo que pasa. Un pueblo que tiene que estar buscando comida hasta en las calles, no hay medicamentos, no hay amparo de ningún tipo. Sólo represión. 200 opositores políticos que opinaron en contra del régimen en público están encarcelados. Otros tantos jóvenes asesinados por manifestarse y suma y sigue cada día. El pueblo venezolano no puede más que huir o luchar por sobrevivir. Nos están matando, dicen sus pancartas. Y ahora la Asamblea Nacional, por fin, ha cogido valor para proclamar una salida, quizá la única y se llama Juan Guaidó. Éste se ha hecho cargo del mandato gubernamental venezolano amparado legalmente bajo la Carta Magna para conseguir llevar a su país unas elecciones verdaderas, convocando unos comicios para una transición real que les lleve a la democracia y, en el plazo de un mes, tener la oportunidad de cambiar las cosas.

La respuesta de Maduro ha sido –textualmente–: “Aquí no se raja nadie, aquí no se rinde nadie. Aquí vamos al combate”. El dictador se ha visto apoyado aquí en España por IU y Podemos. Garzón ha dicho que “ojalá fracase el intento para que se preserve la paz en Venezuela”. Pero, ¡qué dice este señor! Y lo califica, además, como la derecha golpista antirrevolucionaria. Alberto, tú y los tuyos sois unos sinvergüenzas. Vosotros, junto a Morales, Díaz Canel, entre otros, sois los únicos que apoyáis esta barbaridad y, la verdad, no sé cómo no se os cae la cara de vergüenza. Vuestra ideología se compone del fracaso, a la miseria o a la dictadura. A eso le llamáis libertad del pueblo y revolución. Y eso, sólo es el comunismo, una gran mentira.

Pero como dice Garzón en su libro “es fundamental sostener la posición leninista”. Sí, Alberto, 80 millones de muertos históricos, pero eso da igual, ¿verdad? Seguid levantando el puño y cantando vuestras canciones, contando vuestras falacias e ignorando la realidad. Yo le digo a los venezolanos, a los hermanos hispanos, no os rindáis. Que aunque tengamos un Gobierno en España con Pedro Sánchez y sus socios que, por el momento, no quieren reconocer al nuevo presidente para retrasar los apoyos, el resto de españoles estamos con vosotros y deseamos la victoria del pueblo venezolano, del pueblo de verdad. Desde España ánimo y fuerza.

Lo último en Opinión