Investidura en la Comunidad de Madrid

Investidura en la Comunidad de Madrid

Después de la ronda de contactos llevada a cabo por el presidente de la Asamblea de Madrid durante los dos primeros días de la semana pasada, los grupos parlamentarios regionales de PP, Ciudadanos y VOX confirmaron al presidente de la Asamblea que están dispuestos a apoyar a la candidata del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Una vez constatados los apoyos, el presidente de la Asamblea ha convocado la sesión de investidura para el martes trece y miércoles catorce de agosto. En la primera jornada, la candidata desgranará su programa de investidura, basado, lógicamente, en los acuerdos de Gobierno y parlamentario a los que ha llegado con Ciudadanos y VOX, respectivamente, y que garantizan estabilidad al ejecutivo durante la legislatura.

En la segunda jornada, se celebrará el debate entre la candidata y los portavoces de los respectivos grupos parlamentarios, y, al término del mismo, se procederá a la votación, de carácter nominal y de viva voz, mediante llamada en el Pleno. Como la Asamblea de Madrid consta de 132 escaños, 66 son la mitad exacta, de manera que 67 son los que garantizan romper ese empate. Como PP, Ciudadanos y VOX suman, entre los tres, 68 diputados, la popular será, con toda probabilidad, investida presidenta de la Comunidad de Madrid.

A partir de ahí, la toma de posesión del candidato elegido suele ser al día siguiente, con la de los consejeros un día más tarde, pero al ser el jueves quince la festividad de La Paloma, puede que se retrasen algunos días. En cualquier caso, desde el momento en el que la nueva Presidenta jure o prometa el cargo, se abre un breve período de tiempo en el que contactará, una a una, con las personas a las que quiera ofrecer ser consejeros de su Gobierno, si bien es verdad que al ser un gobierno  de coalición parte de la lista le vendrá dada por Ciudadanos.

Espacio de tiempo breve, pero intenso para quienes han trabajado estrechamente con la futura nueva Presidenta desde la Asamblea de Madrid y desde el Gobierno en funciones de la Comunidad de Madrid y pueden esperar su llamada. Hubo un tiempo en el que los consejeros eran citados en Sol, tanto los salientes, como los que repetían, como los nuevos, y algunas personas adivinaban -o lo intentaban- parte del Gobierno por las visitas que esa tarde se producían en la Real Casa de Correos.

A partir de entonces, comienza lo duro, la realidad. Tras las tomas de posesión y el momento de alegría para quienes ocupen los correspondientes cargos, llega el tiempo de la responsabilidad y la preocupación, pues ser alto cargo en una región que es la más importante de España así lo exige, de manera que cada persona tiene que dar lo máximo de su capacidad, de su trabajo y de su entrega. Es un sacrificio personal y profesional, pero quienes sean nombrados deben estar dispuestos a entregarse a la tarea por completo y a trabajar, para ello, hasta la extenuación. Vivimos unos momentos de desaceleración económica a nivel nacional, que puede agravarse si Sánchez consigue aplicar la política económica que ha enviado a Bruselas en el plan de estabilidad, y la Comunidad de Madrid tiene que estar preparada, de nuevo, para resistir frente al intervencionismo, y poder, así, seguir bajando impuestos, dando los mejores servicios a los ciudadanos y cumpliendo con los objetivos de estabilidad, al tiempo que perseverar en conservar a dicha región como el estandarte de la libertad económica.

Lo último en Opinión