Casado debe apartar ya a Fernández Díaz, Martínez y Cosidó

Casado debe apartar ya a Fernández Díaz, Martínez y Cosidó
opinion-editorial-interior

Pablo Casado no tendrá más remedio que caminar descalzo sobre los cristales rotos que dejaron sus antecesores. El presidente del Partido Popular tiene la obligación política, ética y moral de sacar inmediatamente de las filas populares a Ignacio Cosidó, Jorge Fernández Díaz y Francisco Martínez, la Santísima Trinidad del Ministerio del Interior que orquestó y aprobó la Operación Fondos Reservados en el año 2013.

Usar caudales públicos para financiar el espionaje de la casa de Luís Bárcenas y contratar a un falso cura-mercenario de largo historial delictivo para secuestrar a la familia del ex tesorero con la misión de recuperar documentación sensible que afectaba a altos cargos del PP –Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal– no puede quedar impune bajo ningún concepto. Dilapidar con descaro el dinero de todos los españoles para perpetrar operaciones criminales con fines partidistas, como parece ser el caso tal y como ha admitido la propia Dirección General de la Policía en un escrito remitido a la Audiencia Nacional, tiene un nombre: malversación de caudales públicos. Un delito que, por cierto, está contemplado en el Código Penal y acarrea una condena de dos a seis años de prisión.

Si Casado no pide de manera contundente y fulminante la dimisión de Martínez, Cosidó y Fernández Díaz nadie va a creer en ese nuevo PP en el que el palentino trabajó de manera denodada desde que llegó a la Presidencia de la formación de Génova 13. No basta con manifestar verbalmente su “absoluta colaboración” con la Justicia y blandir el estandarte de la “transparencia” –eso ya lo hicieron los dirigentes del otro PP–. La prueba de fuego para limpiar de sospecha y corrupción su partido requiere de más hechos y menos palabras.

Lo último en Opinión