Casado impasible ante la ‘Corruptísima Trinidad’

Casado impasible ante la ‘Corruptísima Trinidad’

Pablo Casado sigue sin mover un dedo. Ni siquiera la escandalosa supuesta implicación de Mariano Rajoy en el caso Fondos Reservados ha levantado a Pablo Casado de su sillón de mando para expulsar a Jorge Fernández Díaz, Francisco Martínez e Ignacio Cosidó del seno del Partido Popular. El trío de Interior movilizó en 2013 a alrededor de 80 agentes de la Unidad Especial de Seguimiento (UES) con una orden clara: recuperar de la casa de Luis Bárcenas cintas y papeles sensibles que comprometían a altos cargos populares.

Para perpetrar la trama criminal, el Ministerio liderado por Fernández Díaz pagó con dinero público a un delincuente para que allanara la residencia de los Bárcenas, secuestrara a Rosalía Iglesias y Guillermo Bárcenas, esposa e hijo del ex tesorero, y sustrajera los tres pendrives que supuestamente el antiguo dirigente del PP tenía en su despacho. Y no sólo eso, no se dudó en instrumentalizar a los Cuerpos de Seguridad del Estado bajo su mando para fines que nada tenían que ver con la seguridad nacional o la lucha contra el narcotráfico. La cúpula ministerial compró al chófer de Bárcenas para que se convirtiera en el topo de la operación, pagándole 48.000 euros y prometiéndole una plaza de subinspector en el Cuerpo Nacional de Policía.

¿Qué más evidencias necesita Casado para expulsar del PP a este deshonesto triunvirato? Casi con toda seguridad, el caso Fondos Reservados se convertirá en uno de los escándalos más vergonzosos y escalofriantes de nuestra democracia. Por ello, el líder popular debería estar ya depurando responsabilidades y abriendo de par en par la puerta de Génova 13 a esta Corruptísima Trinidad.

Últimas noticias