Casado: la ‘Corruptísima Trinidad’ aún sigue ahí

Casado: la ‘Corruptísima Trinidad’ aún sigue ahí

Jorge Fernández Díaz, Ignacio Cosidó y Francisco Martínez, los altos mandos que manejaban los hilos del caso Fondos Reservados en 2013 –destapado por OKDIARIO– aún siguen resguardados bajo el cómodo paraguas del Partido Popular de Pablo Casado. El triunvirato del Ministerio del Interior, dejando de lado sus funciones reales de seguridad nacional, puso en marcha todo un dispositivo policial sufragado con dinero público para recuperar documentos que afectaban a las altas esferas del PP –Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Javier Arenas– de la casa de Luis Bárcenas.

Para llevar con éxito la misión destinada a guardar las espaldas de la cúpula popular, Interior captó como topo a Sergio Ríos –chófer del ex tesorero–, contrató a un sicario vestido con alzacuellos que allanó de forma violenta la residencia de Bárcenas y conformó un complejo dispositivo de alrededor de 80 policías que siguieron todos y cada uno de los movimientos de Rosalía Iglesias y Guillermo Bárcenas, la esposa y el hijo del ex tesorero, durante al menos dos años. Un costoso operativo que incurre en un delito de malversación de fondos públicos y que probablemente tenga consecuencias penales para Fernández Díaz, Martínez y Cosidó.

Antes de que esto ocurra, y dada la gravedad de unos hechos admitidos por la Dirección General de la Policía, Casado no puede mostrar ni un ápice de benevolencia con sus colegas de partido, por muy vieja guardia que sean. Este jueves Andrea Levy, que en ningún momento ha mencionado directamente la trama criminal perpetrada por esta Corruptísima Trinidad de Interior, ha asegurado que “la nueva dirección será implacable y no tolerará ningún comportamiento que ensucie las siglas del PP”. Desde luego, si Casado quiere llegar a La Moncloa con el historial limpio, tendrá que deshacerse rápidamente de esta afilada espada de Damocles.

Últimas noticias