Los ángeles de Draghi

Los ángeles de Draghi

En ciertos momentos difíciles que hay en la vida, buscamos al amigo que nos ayude a encontrar la salida, eso al menos canta Roberto Carlos. La Europa del euro, sin estímulos monetarios, no chuta. E invocamos a los dioses del Olimpo monetario para que inyecten sangre dineraria en las venas de nuestra economía. Otra vez, irrumpe en las vidas de los europeos la legendaria figura de santo Mario Draghi, auxiliado por sus ángeles –entre ellos, Luis de guindos–, para obrar sobre esta abatida y alicaída Europa del euro, un conato taumaturgo: vuelve a poner dinero facilón, liquidez, dando crédito muy barato a los bancos para que éstos, a su vez, hagan circular el dinero por los secos cauces de los ríos europeos. Otrosí, ‘Santo Draghi’ y sus ángeles anuncian un mensaje esperanzador para elevar los hundidos ánimos de la economía del euro: subirán, si suben, los tipos de interés por encima del cero patatero no antes de fin de 2019. Todo sea para paliar la desaceleración económica de la Europa del euro y el melancólico sonido de la recesión.

la OCDE recomienda aumentar la inversión pública en aquellos países con finanzas públicas saneadas.

¿Qué está ocurriendo realmente en esta Europa que acabó 2018 un tanto cabizbaja y en lo que llevamos de 2019 sigue ofreciendo una imagen destemplada? Desde Bruselas nos dicen que los mejores años han quedado atrás, a guisa de precaución ante la próxima crisis. A la recesión que se palpa en Italia y se roza en Alemania, se suma el cúmulo de riesgos internos que pone en jaque a la economía de la eurozona. Se combinan los ingredientes para que la tormenta perfecta descargue sobre Europa: Brexit, guerra comercial entre China y EEUU, inestabilidad en Turquía y Venezuela, la caída del comercio mundial… En suma, las perspectivas se oscurecen para Europa.

Eurozona, Reino Unido y China son los focos de desasosiego económico de la OCDE.

Y la OCDE advierte del duro trance al que se enfrenta la eurozona, que hunde su crecimiento y encaja el coste de un enfrentamiento con EEUU. La eurozona crecería anémicamente en 2019 solo al 1%, mientras la economía mundial lo haría al 3,3%. La economía se contagia de la incertidumbre política, de los conflictos comerciales, del freno inversor, de la pérdida de confianza empresarial, de los temores de los consumidores. Eurozona, Reino Unido y China son los focos de desasosiego económico de la OCDE.

La eurozona se ve castigada además por la debilidad de su demanda externa. Por ello, la OCDE recomienda aumentar la inversión pública en aquellos países con finanzas públicas saneadas. Lamentablemente, España está en fuera de juego. Si nuestros guarismos públicos ya hace tiempo que están desacoplados, solo nos faltaba, a modo de remate, esosviernes sociales’ con tanto tinte electoralista. El desaguisado que se está cociendo, más que a fuego lento más bien demasiado rápido, impide a nuestro país disponer de recursos financieros idóneos para fomentar medidas fiscales expansivas justo cuando se van a necesitar, que será a partir de ahora.

Últimas noticias