Villarejo sobre el encargo del presunto narco Cursach: «Hay que lograr que Inda deje de dar por culo»

El comisario José Villarejo reconoció en una grabación, realizada el 13 de febrero de 2005, que había recibido el encargo de investigar al entonces director del diario El Mundo/El Día de Baleares, Eduardo Inda, para intentar frenar las informaciones que publicaba sobre la trama mafiosa del empresario mallorquín Tolo Cursach, quien está a la espera de juicio por sobornar a decenas de políticos y policías de la Isla.

En la conversación grabada con el entonces jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional, Enrique García Castaño, Villarejo plantea una estrategia para cumplir este encargo: presionar al que entonces era número dos de Pedro J. Ramírez en el diario El Mundo, Casimiro García-Abadillo, para pararle los pies a Inda.

OKDIARIO desveló el pasado viernes que el capo Tolo Cursach negoció en 2005 con el comisario Villarejo un contrato de 510.000 euros para investigar a los periodistas Ramírez, Inda y Urreiztieta, con el fin de detener las informaciones de El Mundo/El Día de Baleares sobre la mafia policial del rey de las discotecas.

Tolo Cursach es el propietario de algunos de los principales establecimientos de ocio nocturno de Mallorca, como las discotecas Pachá y Tito’s del Paseo Marítimo de Palma, BCM de Magaluf (Calvià) y Mega Park del Arenal de Palma, así como varios hoteles y restaurantes.

La ‘Operación piscina’

Al registrar la casa del comisario Villarejo en Boadilla del Monte (Madrid), en noviembre de 2017, la Policía encontró en uno de sus ordenadores una carpeta denominada «SP», en alusión a la operación «Swimming Pool» («piscina», en inglés), en alusión a la polémica piscina de la casa de veraneo de Pedro J. Ramírez en Mallorca.

En la grabación que hoy desvela OKDIARIO, el comisario Villarejo explica a García Castaño que ya ha presentado un presupuesto a Cursach para investigar a los tres periodistas. Pero no quiere poner en marcha la operación hasta que el empresario de las discotecas le dé el «OK».

En la conversación, Villarejo ni siquiera recuerda el nombre de su cliente, del que se limita a decir que «es un empresario que hace cosas muy interesantes«. Según la investigación judicial, la principal actividad de Cursach era el crimen organizado.

Durante los últimos años, Podemos y su Boletín Oficial, el diario Público del millonario troskista Jaume Roures, han insistido en identificar al director de OKDIARIO, Eduardo Inda, con el comisario José Villarejo. Lo cierto es que en la grabación que hoy difunde OKDIARIO Villarejo dedica al periodista calificativos poco cariñosos. Hay que recordar que Villarejo fue contratado por el ex presidente del BBVA, Francisco González, para espiar y realizar seguimientos a Eduardo Inda. FG pagó 423.500 euros para que el ex comisario realizara las labores de espionaje al director de OKDIARIO y a varios empresarios.

Compró a políticos, policías y funcionarios

Todo ello, porque Eduardo Inda estaba poniendo en serios aprietos a su cliente, el capo Tolo Cursach, al destapar su trama mafiosa desde las páginas de El Mundo/El Día de Baleares. La conversación demuestra, en cualquier caso, muy escasa complicidad entre el periodista y el ex comisario que hoy se encuentra en prisión, lo que desmiente la propaganda vertida durante años por Podemos y el diario del millonario Roures. Hay que recordar que la Mediapro de Roures se declaró culpable de soborno en el caso de la compra de derechos televisivos de la FIFA –el conocido FIFAgate– y por el que la empresa audiovisual llegó a un acuerdo con la Fiscalía de EE UU por el que pagó 20 millones de euros.

En la grabación, José Villarejo propone al comisario García Castaño «darle un toque a Casimiro«, en alusión a Casimiro García Abadillo, para que «le coma el tarro» a Pedro J. con el fin de pararle los pies a Eduardo Inda. Por supuesto, esta estrategia no dio ningún resultado.

Esta es la transcripción de la grabación:

José Villarejo: Tercer punto: lo que has dicho antes de Pedro J. ¿Te acuerdas de lo que te dije de Palma de Mallorca, de darle un toque a Casimiro, tal y cual, para que el director que hay allí, que es un gilipollas, deje de dar por culo a un tío? La gestión es simplemente que Casimiro le coma el tarro al director y le diga: Coño, que este tío…

Enrique García-Castaño: ¿Cómo se llama el tipo?

J. Villarejo: No me acuerdo ahora cómo se llama, pero vamos…

E. García Castaño: Le llamo y quedo con él.

J. Villarejo: No, primero que el tío me diga OK. No le he querido decir: te lo voy a hacer… El tema es muy sencillo. El tipo es un empresario (…) No, yo no le voy a explicar nada, en absoluto. Lo único que, hombre, si sale bien o sale mal, si tenemos más o menos la posibilidad…

E. García Castaño: No, no, te lo digo claramente…

J. Villarejo: Yo te digo el nombre del tío. Es un tío que le están dando caña, porque es un empresario de Palma. Este Inda ha llegado allí y está muy pro determinado sector del PP, este es de otro sector y además ha coqueteado alguna vez con independientes o no sé qué, pues claro, leña al mono. El empresario, que es amiguete de un despacho de abogados, cada dos por tres le sacan los papeles, lo pillan, no sé que… Es decirle: Oye, que un día se siente con él a comer. Que ya ha comido con él varias veces, lo que pasa es que le dice: No te preocupes. Y al día siguiente, otra vez.

E. García Castaño: Claro, otra vez. El Inda es muy amigo de estos, de Rubio y Cerdán.

J. Villarejo: Sí, coño, si yo estuve con ellos varias veces en lo del Rocky, abajo, ¿sabes?

E. García Castaño: Y con Casimiro se lo digo…

J. Villarejo: Casimiro es el que más manda.

E. García Castaño: Se le da un toque: haz el favor de dejar el tema porque interesa…

J. Villarejo: Claro, coño, porque es un tío que hace cosas interesantes. Dejad a este tío una temporada, yo qué se…

Ante su socio, Villarejo presenta los problemas de Cursach como una pugna ente distintos sectores del PP de Baleares. Nada más lejos de la realidad: aunque Tolo Cursach había comprado a políticos de distintos partidos para que hicieran la vista gorda ante las irregularidades de sus establecimientos, las informaciones publicadas por El Mundo/El Día de Baleares apuntaban a la trama delictiva que dirigía el rey de las discotecas.

En la grabación, Villarejo sugiere que el conflicto podría resolverse si Eduardo Inda y Tolo Cursach se sentaran «a comer» para a dirimir sus diferencias. Luego asume que sería perder el tiempo, pues ya lo han hecho varias veces: Inda le dice al empresario «No te preocupes», pero al día siguiente su periódico volvía a denunciar las irregularidades del Grupo Cursach Ocio.

Por su parte, el comisario García Castaño apunta que Inda es «muy amigo» de Manuel Cerdán y Antonio Rubio, quienes dirigían el equipo  de investigación de El Mundo en los años 90, cuando desvelaron los crímenes del GAL, los principales escándalos del CESID (hoy CNI) y lograron hallar y entrevistar al ex director de la Guardia Civil, Luis Roldán, tras su fuga de España. Cuando se produjo la conversación grabada, en 2005, Manuel Cerdán ya había abandonado El Mundo para dirigir la revista Interviú. Actualmente es al adjunto al director y responsable del equipo de investigación de OKDIARIO.

Lo cierto es que el comisario Villarejo nunca pudo cumplir el encargo que le había hecho el capo Tolo Cursach. Bajo la dirección de Inda, El Mundo/El Día de Baleares siguió denunciando las irregularidades y la trama mafiosa dirigida por el empresario discotequero.

Se enfrenta a ocho años de cárcel

Esta investigación periodística, luego asumida por los tribunales, es la que llevó a prisión a Tolo Cursach en marzo de 2017, junto a su hombre de máxima confianza, el entonces director general del Grupo Cursach Ocio, Bartolomé Sbert.

En la pieza principal del caso Cursach, el empresario de las discotecas se enfrenta a una petición de pena de ocho años de prisión por sobornar con dinero, drogas y servicios de prostitutas a policías y funcionarios de los ayuntamientos de Palma y Calvià, donde se ubican sus principales negocios. Sólo en esta pieza principal de la causa, la Fiscalía acusa a Tolo Cursach de organización criminal, cohecho y tráfico de drogas.

Las investigaciones desarrolladas por El Mundo/El Día de Baleares también provocaron la caída del ex presidente del Govern balear Jaume Matas (implicado en el caso Nóos y en otros escándalos de corrupción) y de la ex presidenta del Consell de Mallorca, Maria Antònia Munar, junto a toda la cúpula de su partido, Unió Mallorquina (UM).

Lo último en Investigación

Últimas noticias