La UDEF detectó pagos sospechosos a una fundación en Venezuela del presidente de la OID

La UDEF detectó pagos sospechosos a una fundación en Venezuela del presidente de la OID
El presidente de OID, Dionisio González Otero. (Foto: OID)

La Unidad de Delincuencia Fiscal y Económica (UDEF) investiga por "presuntos delitos contra la hacienda pública y blanqueo de capitales" a la Organización Impulsora de Discapacitados (OID). La deuda de la OID con Hacienda asciende a 86 millones de euros, pero la policía asegura que la organización benéfica elude cualquier tipo de compromiso fiscal: declara exentas de IVA más de 40 millones de sus operaciones anuales; alega que no tiene que pagar el impuesto de sociedades porque le sale a devolver; y no paga la retención del IRPF sobre los premios y tampoco la tasa del juego porque dice no estar de acuerdo en que se le exija.

Especialmente le llama la atención a la UDEF que el supuesto benefactor de los minusválidos, Dionisio González, “haya constituido una fundación con su nombre en Isla de Margarita (Venezuela)”.

Las averiguaciones llevadas a cabo por la Unidad Central de Inteligencia Criminal de la UDEF han detectado la existencia de "irregularidades bancarias por parte de algunas sociedades del grupo investigado", señalan en concreto a las empresas que gestionarían el pago de los premios. Los investigadores han detectado "salidas de fondos al exterior, concretamente a Venezuela, donde Dionisio González ha constituido una fundación en la Isla de Margarita”.

La policía detectó una mecánica sospechosa: decenas de pagos por importes bajos en un mismo día. Por ejemplo, en 2007, la fundación del líder de OID recibió en cinco días 35 transferencias de 10.000 euros cada una desde SOID (matriz de la mayoría de las empresas del grupo de Dionisio González).

Los abonos, que suman un total de 350.000 euros, se realizaron con conceptos tan vagos como “pago”, “subvención fundación” o “traspaso fundación”. Movimientos similares entre SOID y la fundación ubicada en la Isla de Margarita se produjeron, al menos, en los años 2007, 2008 y 2009. La policía señala, además, que SOID recibe trasvases millonarios de OID.

Por tanto, queda claro el flujo que sigue el dinero dentro de la organización que dirige Dionisio González: OID traspasa cantidades millonarias por los ingresos generados por su cupón ilegal a SOID —la matriz— y ésta, a su vez, transfiere dinero a la fundación venezolana de Dionisio González. Otro indicio que hizo sospechar a los investigadores es que, a veces, la factura usada para pagar dinero en Venezuela tuvo el mismo número que la usada para abonos en Portugal “lo que indica la falsedad de la justificación de al menos una de las dos transferencias”.

Los movimientos de fondos al exterior detectados por la UDEF no tienen únicamente como destino Venezuela. En 2011, la policía detectó pagos desde SOID a cuentas en Bélgica y Malta. El trasiego de transferencias entre las empresas del grupo con cargo a los ingresos del cupón ilegal permite a los investigadores concluir lo siguiente: “El importe total de las transferencias asciende a más de 51 millones, pudiendo ser que con dichas operaciones bancarias se hubiera incurrido en un presunto delito de blanqueo de capitales”.

Pero, según la investigación policial, el presidente de la OID tiene una segunda fundación en el extranjero FDGO, con sede en el Reino Unido. La policía recuerda que la OID intentó crear una fundación en España pero se le denegó “por el carácter delictivo de las actividades de las que se nutrían sus fondos”.

El entramado societario de este grupo, a tenor de las pesquisas policiales, lo integran 15 sociedades mercantiles administradas por Dionisio González. Sólo tres de ellas tienen como objeto social o actividad declarada algún concepto relativo a la “atención o servicio al discapacitado”. La sospecha de la UDEF sobre el extraño movimiento del dinero del cupón de la OID es doble: un intento de blanquear capitales y ponerlo fuera del alcance del fisco en prevención de embargos por su contumaz morosidad fiscal.

Okdiario se ha puesto en contacto con la OID que explica así su versión sobre la fundación venezolana: “Nos dio el gobierno de Venezuela una licencia para vender lotería hace diez años, y pedimos la suspensión hasta que se aclarara la situación política. No es de Dionisio González, pero la preside Dionisio González. En Londres se dio de alta una fundación para pedir una autorización, pero al final no se pidió”.

OID atribuye a meras conjeturas las acusaciones policiales, pero nunca ha demandado a los autores de los informes. Además, OID asegura a modo de defensa lo siguiente: "Sólo se nos investiga por un presunto alzamiento de bienes". Igualmente, esgrime que, en contra de la acusación policial, sí retiene IRPF a los premiados, pero sólo aporta justificantes de 2015, no del periodo 2007-2011, investigado por los agentes.

 

 

Lo último en Investigación

Últimas noticias