Los ‘papeles secretos’ del sumario de Ginebra

El Rey emérito viajó en el jet privado para ver el Gran Premio de Bahrein de Fórmula 1

Bombardier
Un Bombardier Challenger 605 como el que Juan Carlos I utilizó para viajar a Bahrein.

El modelo del jet escogido por Don Juan Carlos para desplazarse a Bahrein para presenciar el Gran Premio de Fórmula 1 fue un Bombardier Challenger 605 del 2006 con capacidad para diez personas y que permite en su bodegas una carga de entre 12 y 15 maletas. La tripulación estaba formada por un piloto, su auxiliar de vuelo y una azafata.

Una de las ventajas del modelo 605 es que la cabina tiene una altura de 1,83 metros lo que facilitaba la movilidad de Don Juan Carlos que en aquellas fechas utilizaba bastón para poder caminar. Aunque el monarca mide 1,88 metros, la altura del fuselaje facilita un mejor movimiento por el interior del avión. Hay que tener en cuenta que la media de la mayoría de los jets es mucho menor.

El vuelo a la capital de Bahrain acordado por Álvaro de Orleans con la compañía AirPartner para Don Juan Carlos disponía de todos los lujos, de ahí que costara 125.000 euros Las cláusulas del contrato con la compañía aérea británica incluían un “catering VIP”, disponible en todas las horas de la duración del vuelo, y de “barra libre” para todos los ocupantes del Bombardier Challenger 605.

O
El contrato con la compañía aérea incluía un «catering VIP» y «barra libre» durante la duración del vuelo.

El jet privado despegó del aeropuerto de Torrejón de Madrid a las 9 de la mañana del 31 de marzo de 2016 y aterrizó en el aeropuerto de Bahrein a las 16,30, hora local. La duración del vuelo fue de 8,30 horas. Cuatro días después, el mismo Bombardier trasladó a Juan Carlos I desde el sultanato árabe al aeropuerto internacional de Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes, donde el ex monarca español permaneció tres días. Su regreso a España se produjo el 7 de abril a las 11 horas, aterrizando siete horas y media después en el aeropuerto de Torrejón.

Un modelo de jet moderno y cómodo

El Bombardier 605 es también un moderno modelo de cabina ancha con una autonomía de vuelo de 7.408 kilómetros y que puede alcanzar una velocidad de hasta 870 Km/H. Ofrece la reducción de ruido y su avanzada tecnología de estabilización garantiza un viaje más cómodo que en otros chárteres.

Air Partner
El lujoso interior del Bombardier Challenger 605, tal como lo muestra la web de la compañía Air Partner.

El operador del vuelo era Air Partner, una empresa de jets privados con 57 años de experiencia, que cotiza en bolsa en Londres y que, en 2018, tuvo un beneficio bruto de más de 35 millones de libras. La entidad desde su fundación ha facilitado a la FIFA su flota para los desplazamientos durante los Mundiales de Fútbol.

Las buenas relaciones de Álvaro de Orleans con el representante de AirPartner, Vicent Kavanagh, explica que el vuelo fuera contratado tan sólo diez días antes del inicio del viaje a Bahrein. El Príncipe de Orleans, al igual que Juan Carlos, es un experimentado piloto con muchas horas de vuelo, especialmente desde el Real Aeroclub de Toledo donde realizaba sus entrenamientos.

Álvaro de Orleans, campeón nacional de vuelo

Álvaro de Orleans fue en 2017 campeón nacional de vuelo a vela con su planeador Open Class ASH-31MI, una disciplina que practica desde hace veinte años, según publicó Vanitatis.

El Príncipe de Orleans así mismo ha sido director de la sociedad británica International Parachuting Events and Tours Agency Limited, con sede en Londres y vinculada a la Federación Internacional de Aeronáutica. La agencia se dedica a festivales y demostraciones aéreas.

Bombardier
Características técnicas del Bombardier Challenger 605.

Lo último en Investigación

Últimas noticias