La familia Morodo también se sirvió de una ‘offshore’ en las Islas Vírgenes para ocultar las comisiones

La sociedad Barrister Investment and Finance SA, con sede en la isla Tórtola, tiene como apoderados al ex embajador Raúl Morodo, su mujer y sus tres hijos

Morodo
El ex embajador español en Caracas Raúl Morodo, junto a José Bono y el ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez (Foto: EFE)
  • M.A. Ruiz Coll y Teresa Gómez

El ex embajador Raúl Morodo Leoncio aparece junto a su mujer Cristina Cañeque y sus tres hijos como apoderados de una sociedad offshore, en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas. En un documento, aportado a la investigación, se otorga a la familia Morodo el poder de abrir una cuenta en Suiza a nombre de la sociedad Barrister Investment and Finance SA, con sede en la isla Tórtola. Las offshore en paraísos fiscales se constituyen en busca de opacidad para los movimientos financieros.

Raúl Morodo está imputado en la Audiencia Nacional, junto a su esposa Cristina Cañeque y su hijo Alejo, por el cobro de más de 4,4 millones de euros de la petrolera estatal venezolana PDVSA, que en aquel momento estaba controlada por el Gobierno de Hugo Chávez.

El juez Santiago Pedraz ha incorporado al sumario las escrituras de constitución de la sociedad Barrister Investment and Finance SA, que fue creada con un capital de 50.000 dólares el 13 de mayo de 2005 en Tórtola, capital de las Islas Vírgenes Británicas. Cinco años después la familia Morodo se benefició de la offshore para abrir una cuenta en Suiza desde este paraíso fiscal que garantiza plena opacidad.

La sociedad recibió el número de registro 656542. El abogado Alex Rolando Muñoz (en los documentos aparece identificado como «Munoz») fue designado director y la representación legal en aquel país se asignó a la firma Trident Trust Company, de la que sólo consta como domicilio un apartado postal: «Box 146, Road Town, Tortola, British Virgin Islands».

Morodo
La ‘ofshore’ Barrister Investment & Finance SL fue constituida el 13 de mayo de 2005 en la isla de Tórtola (Islas Vírgenes Británicas).

Cuando Raúl Morodo utilizó la offshore ya había abandonado el cargo de embajador de España en Venezuela. Alex Roldando firmó el 12 de octubre de 2010 un documento en el que designaba a cinco apoderados de Barrister Investment and Finance SA: Raúl Morodo Leoncio, su esposa Cristina Cañeque de Solá y sus tres hijos, María, Alejo y Cristina.

Se trata de un formulario de Clariden Leu Ltd, un banco privado suizo con sede en Zúrich, fundado en 2007 por Alex Hoffmann, que forma parte del  Credit Suisse Group. El documento que obra en el sumario otorga poderes a Raúl Morodo, su mujer y sus hijos para realizar todo tipo de transacciones en nombre de la offshore creada en las Islas Vírgenes y abrir una cuenta en la citada entidad financiera suiza.

Morodo
Raúl Morodo, su mujer y sus tres hijos fueron designados apoderados de Barrister Investment and Finance SA el 12 de octubre de 2010.

El juez Santiago Pedraz ya ha comenzado a analizar el resultado de las comisiones rogatorias enviadas a Panamá y Suiza, para rastrear el destino de los más de 4,4 millones de euros que la familia Morodo recibió de la petrolera venezolana PDVSA.

Como ha informado OKDIARIO, Alejo Morodo constituyó en abril de 2008 (siete meses después de que su padre abandonara Venezuela) otra sociedad offshore, Furnival Barristers Corp, con sede en Panamá, a través de la cual comenzó a cobrar las comisiones de PDVSA.

En aquel mismo mes de abril de 2008, su madre, Cristina Cañeque de Solà, abrió tres cuentas bancarias en Suiza, en una sucursal del Credit Suisse en Zúrich. La mujer del embajador Morodo ocultó a la Agencia Tributaria española la existencia de sus cuentas suizas durante siete años hasta que, por primera vez, las incluyó en su declaración del Impuesto de Patrimonio de 2015. En aquel momento, el saldo de las tres cuentas ascendía a tan sólo a 1.668 euros, 50.300 y 301,43 euros, respectivamente, según la declaración que presentó a Hacienda.

Morodo
Cristina Cañeque aparece como titular de la cuenta Vinicius abierta en Suiza en abril de 2008.

Sin embargo, la mujer del embajador Morodo manejó en estas cuentas una cifra muy superior, tal como acreditan los documentos que el juez Pedraz ha incorporado al sumario. A través de su agente de la firma Senecas Capital en Suiza, Cristina Cañeque ordenó al Credit Suisse el 1 de febrero de 2017 (cuando ya se había iniciado la investigación judicial) que liquidara su cuenta denominada 0251-1508890-7 Vinicius y transfiriera el saldo existente a otra cuenta del banco Santander Securities Services en España, en la Avenida Cantabria de Boadilla del Monte.

De acuerdo con esta orden, el Credit Suisse transfirió el 27 de febrero de 2017 un total de 426.957 euros de Cristina Cañeque a España y cerró su cuenta Vinicius. Pocos meses después, la mujer del embajador Morodo realizó dos «donaciones» por un importe total de 965.000 euros a su hija Cristina Morodo Cañeque.

Morodo
Cristina Cañeque ordenó cerrar la cuenta suiza Vinicius en febrero de 2017, cuando ya se había iniciado la investigación judicial.

La primera donación fue firmada el 27 de octubre de 2017 ante el notario Jesús María Ortega de Madrid por un importe de 425.000 euros (casi la misma cantidad que había sido transferida desde la cuenta Vinicius de Suiza). La segunda donación se firmó pocos meses después, el 6 de marzo de 2008, en la misma notaría por un importe de 540.000 euros.

Como ha informado OKDIARIO, para justificar que cobrara más de 4,4 millones de PDVSA Alejo Morodo ha asegurado ante Hacienda que actuó como «asesor legal» de la compañía en cuestiones como el acuerdo, firmado en 2008, para vender varios millones de barriles de petróleo a la compañía portuguesa Galp.

Morodo
Cristina Cañeque realizó dos donaciones, que suman cerca de un millón de euros, a su hija Cristina Morodo Cañeque.

Alejo Morodo también sostiene que hizo gestiones para que PDVSA entrara en el accionariado de Repsol y que actuó como «asesor» en el acuerdo alcanzado entre Hugo Chávez y Vladimir Putin en octubre de 2010 para vender la participación de la petrolera venezolana en la refinería alemana Ruhr Oil a la empresa estatal rusa Rosneft.

Alejo Morodo repartió luego entre sus familiares importantes sumas de los 4,4 millones de euros de PDVSA. Transfirió más de 400.000 euros a sus padres y destinó otras cantidad a la Morodo Asociados (en la que su padre tiene una participación del 20%) y a la empresa MS Trading España SL, en la que su madre figura como administradora única.

Todo indica, por tanto, que las comisiones millonarias cobradas de PDVSA eran un negocio familiar, en el que el embajador de Zapatero Raúl Morodo jugó un papel fundamental gracias a las relaciones personales que había entablado con Hugo Chávez y con varios de sus ministros.

Lo último en Investigación

Últimas noticias